Biografía de Simón Bolívar

Simon Bolivar

Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios Ponte y Blanco, más conocido como Simón Bolívar, a quien se conoció bajo el sobrenombre de “El Libertador“, fue una de las figuras más importantes y clave en la emancipación americana del Imperio Español. Militar y político venezolano, contribuiría a lo largo de su vida en la independencia de Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.

Orígenes de Simón Bolívar

Bolívar nació en Caracas, en el año 1783, dentro de una familia hidalga venezolana cuyos origenes estaban en España, en tierras vascas. Un hombre que ya desde pronta edad se formó con las lecturas de los pensadores ilustrados de la talla de Rousseau, Voltaire y Montesquieu.

Este hombre de pensamiento liberal, completó su formación realizando varios viajes hasta Europa. Allí se rodearía de personalidades cercanas a su ideología y terminaría conociendo a Napoleón y Humboldt. Durante estos viajes, allá por 1805, se realizó a sí mismo la promesa de que su país sería liberado de la dominación española costara lo que costara.

Carrera política y militar

Como no podía ser de otra forma, cuando estalló la revolución independentista en Venezuela dirigida por Miranda, en 1810, Bolívar se unió. No obstante, el fracaso de este intento por la libertad del país obligó a esta personalidad a salir de su país de origen. No importó, pues ya desde el exilio sería el impulsor de un manifiesto (1812) que incitaba a la población nuevamente a sublevarse.

Parecía que la segunda revolución era inminente. Y así fue, en 1813 lanzaría un nuevo intento que entraría triunfante en Caracas. No obstante, esta nueva lucha por la independencia fracasó, pues Morillo y Bobes reconquistaron el país y se lo entregaron a la Corona española.

Basándose en el refrán popular que dice “A la tercera va la vencida” Bolívar lo intentó nuevamente entre 1816 y 1819, momento en el que finalmente Venezuela consiguió la independencia.

Lejos de sentirse satisfecho, Bolivar ansiaba que el resto de colonias españolas de Sudamérica alcanzaran el mismo estado que su país natal. De esa forma se podría llegar a una confederación de países al más puro estilo estadounidense. Así emprendería su cruzada personal ayudando a liberar a Colombia (de la cual fue nombrado presidente) y posteriormente liberó Ecuador.

Era momento de alzar la vista hacia Perú, para ello unió fuerzas con San Martín (libertador de Argentina y Chile) aunque este matrimonio de conveniencia no llegaría a buen puerto, pues San Martín era más partidario de un régimen monárquico con príncipes europeos. Así pues, San Martín desapareció de la ecuación y Bolívar se dispuso a liberar Perú, consiguiéndolo en su victoria más importante en la batalla de Ayacucho, una batalla que no sólo liberaría a Perú del yugo español, sino que también terminaría con la presencia del país europeo en Sudamérica.

A pesar de que sus intenciones eran buenas, lo cierto es que su manera de proceder no era comprendida ni aceptada por todos. Bolívar tendía a ejercer un poder de forma dictatorial y eso no gustaba a muchos sectores de la población. Además, tras la independencia de Sudamérica de las colonias españolas, esa idea de una Hispanoamérica unida se vio contrarrestada por el sentimiento patriótico de cada uno de los virreinatos, que terminaron finalmente buscando una independencia política totalmente separatista.

Bolívar murió en Santa Marta, en Colombia, en el año 1830. Sus restos, hoy día, pueden visitarse en la cripta de la Santísima Trinidad, en la Catedral de Caracas, en Venezuela.

Hablando de independencias…

Publicado en: Edad Contemporanea, Personajes históricos

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




2 comentarios

Comments RSS

  1. GERMAN RICARDO ORTIZ GONZALEZ dice:

    La grandeza de los hombres como Bolívar es tan mayúscula en la historia de la humanidad como a ningún otro se le reconoce, el mismo Laureano Eleuterio Gómez García lo consideró el hombre más grande que ha producido la humanidad (ver la obra: El final de la grandeza). Si bien nuestros agudos compatriotas nariñenses no lo aman, tampoco le hacen mella. Todos ellos reunidos deberían vivir bajo el “agradable” yugo español, allá en España. Los invito a que se vayan, a donde quieran, inclusive a la misma España; dejen esas bellas, feraces y valiosas tierras americanas para ser repobladas por sus autóctonos propietarios con el objeto de la continuación del grande y apropiado imperio Inca, imperio el cual sí es el legítimo titular de soberanía monárquica en la tierra que hoy ocupan los colombianos del Sur

  2. Simon Bolivar fue un general como todos los de su calaña venezolana, cobarde y ventajoso. Sembró en el sur de Colombia la violencia y el horror con su grupo de militares amigos. Su verdadera educacion la forjo en los cuarteles y rodeado de tropas indiciplinadas y deseosas de sangre y botin. Como el español Morales y el taita Tomas lo derrotaran en mas de una oportunidad en territorio venezolano, nosotros tambien en el sur de Colombia, San Juan de Pasto lo derrotamos en Bombona, haciendolo llorar cobardemente por la perdida de sus mas queridos amigos en el campo de batalla. Como respuesta, en adelante “pacifico” a Pasto a punta de sangre y fuego. Apasionado de su ego se solia hacerse llamar el “Napoleon de los Andes”. Entregado al ocultismo como hipocrita mason que era, el obispo se nego en darle la absolucion a la hora de su muerte. Esta clase de personajes son detestables en el sur de este pais. Pasto como ultimo bastion de la monarquia española en America supo defender con hidalguia lo que su heraldica heredada de Doña Juana de Castilla bautizara como “Muy Leal y muy Noble San Juan de Pasto”

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top