Causas, personajes y consecuencias de la batalla de Trafalgar

La Batalla de Trafalgar por William_Clarkson_Stanfield

Inglaterra, Francia y España han sido, desde tiempos históricos, enemigos acérrimos; grandes colosos de otras épocas que luchaban por extender sus imperios por el continente europeo y ampliar sus territorios coloniales. Durante años, las alianzas establecidas entre ellos se basaban en la beligerancia y el ánimo de derrotar a la tercera parte, a aquélla que en cada momento quedaba fuera de la alianza. Como indica un viejo proverbio “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, trabajar juntos para así derrotar al enemigo mutuo.

Eso fue lo que ocurrió a principios del siglo XIX, cuando Napoleón Bonaparte, deseoso de triunfar sobre Inglaterra, su potencial competidor en su expansión por Europa, decidió aliarse a España. Las rencillas entre ambos países quedaban aparcadas con el fin de aniquilar y arrinconar a un enemigo, el británico, cuyo poderío naval empezaba a hacerse conocido.

Napoleón venía de conseguir una gran victoria en Ulm, y pocos antes, las viejas heridas se habían reabierto entre ingleses y franceses. Parecía llegado el momento de luchar por un viejo anhelo: invadir Inglaterra o, al menos, bloquear el Canal de la Mancha para evitar la entrada de los británicos en el continente.

Por su parte, España, enemistada con los ingleses por Gibraltar, se veía obligada a ayudar a las tropas napoleónicas por el reciente tratado firmado en Aranjuez en el año 1800 por el que debía poner a disposición de los franceses su Armada cuando éstos así lo requirieran.

El estratega que había en Napoleón urdió una trama cuyo fin último era la invasión, y para ello decidió unir a las armadas francesas y españolas, bajo el mando de Villenueve, y atacar las posesiones coloniales británicas en el Caribe, con el fin de distraer a la Armada británica mientras las tropas francesas de a pie esperaban junto al paso de Calais.

Cumplida la maniobra de distracción y mientras Nelson llegaba a Antigua, la flota aliada dirigió la proa de nuevo hacia Europa con la intención de recoger a las tropas en Bolougne sur Mer, en Calais, donde esperaban. Sin embargo, no contaron con el casual encuentro con una flota británica a la altura de Finisterre, donde se enfrentaron el 22 de julio de 1805. Derrotados por los ingleses, Villenueve desobedeció por primera vez a Napoleón quien le indicaba que siguiera su rumbo al sur de Francia. A cambio decidió girar las naves y marchar hacia el puerto de Cádiz donde anclaron el 21 de agosto.

Protagonistas de la batalla de Trafalgar

Protagonistas de la batalla de Trafalgar

Prácticamente sitiados por los navíos ingleses ya comandados por Nelson, Villenueve recibió una nueva orden de Napoleón: dirigirse a Nápoles donde más que probablemente sería destituido del mando. Su segunda desobediencia llegó en octubre cuando el francés decidió menospreciar aquellas ordenes y los consejos de los marinos españoles que le acompañaban y salir a mar abierto a combatir contra los buques británicos.

Contaba con superioridad de naves (33 navíos aliados contra 27 británicos), pero por contra los marineros ingleses eran más experimentados y profesionales. La potencia de fuego aliada era mayor, pero precisamente por eso, Nelson ordenó el combate barco a barco, en las cercanías, donde la potencia de los cañones apenas servían ante la mayor movilidad de los barcos ingleses.

Dispuso para ello el ataque en dos líneas: una encabezada por su propio barco, el Victory, que atacaría directamente al centro, para partir la formación aliada por la mitad, y una segunda línea de combate que comandaba el almirante Collingwood, quien atacaría por la retaguardia.

Aquel 21 de octubre de 1805, frente a las costas del cabo de Trafalgar, en Cádiz, se desató uno de los mayores infiernos navales conocidos hasta entonces, donde el humo de los intensos cañoneos, los gritos, y el estruendo de las bombas, vaticiniban un resultado trágico.

Con el primer ataque central, el Bucentaure que comandaba Villenueve, apenas pudo oponer resistencia al Victory de Nelson y sus buques cercanos, siendo capturado. Con uno de los sisguientes ataques, al Redoutable, un disparo desde éste hirió gravemente al almirante Nelson, a bordo del Victory, quien moriría poco después. En las horas siguientes, como el inglés, tamibén morirían marinos bien conocidos como Cosme de Churruca quien dirigía el San Juan Nepomucemo, o Alcalá Galiano en el Bahama. También moriría, aunque días después como consecuencias de las heridas, el teniente general español Gravina… El resultado de tan devastador ataque fue la pérdida de 18 buques aliados, mientras que los ingleses no llegaron a perder ni un solo barco. Siete mil marinos españoles y franceses perdieron su vida en el enfrentamiento, y “solo” mil setecientos heridos y desaparecidos contabilizaron los ingleses…

La batalla de Trafalgar - caída de Nelson

La batalla de Trafalgar – caída de Nelson (por Denis Dighton)

Las consecuencias de aquella batalla de Trafalgar fue la total superioridad de la flota naval inglesa y su posterior hegemonía en el mar durante todo aquel siglo XIX, mientras Napoleón, que sufrió allí una de sus grandes derrotas, practicamente tuvo que desistir de su idea de invadir Inglaterra.

Además, el control del paso de Gibraltar por los buques británicos supuso un estancamiento para el comercio español con las colonias americanas y facilitó el levantamiento de éstas y el comienzo de su proceso de independencia.

Más información relacionada

Publicado en: Conflictos belicos, Edad Contemporanea, Historia de España

Tags: , , , , ,

Imprimir Imprimir




1 comentario

Comments RSS

  1. itz dice:

    está genial, muchas gracias.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top