Batu Khan y la Horda Dorada

La Horda Dorada

El Kanato de Kipchak, también llamada Horda Dorada, fue un estado fundado por los mongoles tras la disolución del Imperio Mongol a mediados del siglo XIII, y cuya extensión abarcó parte de las actuales Rusia, Ucrania y Kazajistán. El hecho de que se la denomine “dorada” viene del hecho de que cada grupo era representado por un color, siendo el negro para el Norte, el azul para el Este, el rojo para el Sur, el blanco para el Oeste y el dorado para la región central.

Gengis Khan, antes de fallecer, repartió el Imperio Mongol entre sus hijos, y sería Batu Khan el heredero de la Horda Azul. Batu logró tras una exitosa campaña de conquistas a principios del siglo XIII, anexionarse el litoral septentrional del Mar Negro, así como parte de Bulgaria y de los estados que sucedieron al Rus de Kiev. Después, las tropas de Batu pusieron rumbo a Europa, llegando hasta Polonia y Hungría, y entrando en el valle del Danubio.

Cuando falleció el Gran Khan Ogodei, Batu se vio obligado a retirarse de Viena, ciudad que tenía bajo asedio, para regresar y poder convertirse en su sucesor, tras lo cual fundó oficialmente el estado conocido como la Horda de Oro (en el año 1241), y cuya capital será la ciudad de Sarai. Ésta terminaría por convertirse en una gran ciudad, que incluso tendría relaciones comerciales con los egipcios y genoveses.

El sur de Rusia fue controlado por la Horda Dorada hasta los últimos años del siglo XIV, tomando algunas de las pautas sociales de los chinos, como por ejemplo la recaudación de impuestos y parte de su complejo mecanismo burocrático. Las recaudaciones se efectuaban entre los pueblos sometidos, y para asegurarse de su “solvencia”, se realizaban terribles campañas de castigo, que incluían saqueos y asesinatos.

Debido al sedentarismo recién adquirido, muchos de los descendientes de los bravos guerreros que conquistasen aquel territorio, perdieron parte de su identidad mongola, y las clases dirigentes de la Horda se encontraban formadas por gentes de nacionalidades distintas, como búlgaros, cumanos, tártaros, kirguises y otros pueblos de origen turco. El Kan era el líder supremo de la Horda, y tras él estaba el príncipe de príncipes o beqlare-beq, un equivalente a primer ministro y bajo él, un sistema jerárquico que aunaba ejército y sociedad civil.

Pero el fin del dominio mongol llegó a su fin a partir del año 1380, cuando el entonces príncipe de Moscú, Dmitri Donskói, venció en combate a las tropas mongolas. Durante 15 años de erosión, la Horda de Oro fue perdiendo poder paulatinamente, y quedó dividida en cuatro kanatos ( Siberia, Crimea, Kazán y Astracán). El golpe de gracia vino cuando Iván III se negó a seguir pagando tributos a los mongoles, dando paso así a la posterior liberación de Rusia.

Para saber más…

Publicado en: Edad Media Baja

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top