Diego García de Paredes, el Sansón Extremeño

Diego Garcia de Paredes

Diego García de Paredes nació el 30 de Marzo del año 1468 en la ciudad de Trujillo (Cáceres) en el seno de una familia noble pero venida a menos y ya desde muy pequeño se familiarizó con el uso de las arma, destacando por su tamaño y habilidad para la pelea entre sus compañeros. No en vano fue conocido como el Sansón Extremeño debido a su colosal envergadura, y a su habilidad con la alabarda y el mandoble (espada a dos manos).

Aunque pueda parecer que sólo se trataba de un gran luchador, Diego García de Paredes encontró también tiempo para cultivarse en las letras, algo no muy corriente entre el pueblo llano de la época.

En el año 1496 se embarcó rumbo a Italia junto a su hermano con la intención de enrolarse como soldado para combatir a los franceses en la defensa de Nápoles, pero el conflicto terminó antes de que que pudiese alistarse y se vio obligado a buscarse otras tareas para sobrevivir. Ganó algún dinero apostando y participando en duelos clandestinos, pero esta vida disoluta terminó cuando un familiar le invitó a visitar el Vaticano. Una vez allí se montó una pelea fortuita y el Papa Alejandro VI pudo constatar las habilidades en el combate de Diego García, y sin más tardanza le nombró miembro de su Guardia Vaticana.

Tiempo después participó tanto en la captura del corsario Menaldo Guerra como en la conquista de Montefiascone, batalla en la que comenzó a gestarse la leyenda del Sansón de Extremadura cuando arrancó de cuajo las argollas del portón de la fortaleza para garantizar el acceso de las tropas papales. Durante el sitio de Cefalonia fue capturado por los turcos, quienes en lugar de ejecutarle deciden tomarle como prisionero de guerra para poder pedir un rescate, pero este plan no sale como querían los turcos y Diego logra escapar rompiendo las cadenas, romper la puerta de su celda, desarmar a un guardia y escapar. Durante su heroica huida abrió las puertas de la fortaleza desde dentro y permitió que las tropas aliadas entrasen y la conquistasen, ante el asombro y pesar de los turcos.

Este episodio le valió el reconocimiento como héroe legendario aunque no sería el último, aunque tal vez algunas de sus hazañas hayan sido exageradas. Un buen ejemplo es su resistencia en un estrecho paso, durante las Guerras de Italia, donde él solo y armado con su mandoble logró batir a cerca de 2.000 franceses. También destacó en el desafío de Barletta, un curioso duelo por el honor patrio entre 11 españoles y 11 franceses, donde a pesar de sus heridas logró hacer retroceder a los franceses aunque el resultado fuese un injusto empate.

A su regreso a España le precede su fama de héroe pero las envidias y tramas palaciegas hicieron que Fernando el Católico le despojase de todo título y honor, obligando a Diego García de Paredes a iniciar una carrera delictiva como pirata en aguas del Mediterráneo, terminando como un fugitivo de la justicia española pese a que principalmente atacaba a franceses y berberiscos. Falleció en el año 1533 por heridas sufridas tras una aparatosa caída del caballo, una muerte poco digna para tan gran héroe de guerra, siendo enterrado posteriormente en su ciudad natal.

Publicado en: Edad Media Baja, Historia de España, Personajes históricos

Tags: , , , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top