Jasper Maskelyne y la Banda Mágica

Jasper Maskelyne

Jasper Maskelyne nació en el año 1902 y era nieto de un famoso mago inglés llamado John Nevil Maskelyne, y su padre también se dedicó a la profesión de la magia aunque con menor éxito. Esto explica que el joven Jasper tuviese desde pequeño acceso a los secretos del gremio, y pasara su infancia observando el espectáculo de su padre en diversos teatros de Londres para después embarcarse en una carrera de éxito. Cuando se desencadena la Segunda Guerra Mundial (1939) Maskelyne se alista y pasa a formar parte del Cuerpo Real de Ingenieros.

Desde un principio Maskelyne trata de sacar partido de sus conocimientos de magia en la lucha contra los alemanes, pero los oficiales no ven con buenos ojos estas ideas incluso después de ver como consigue crear la ilusión de un barco acorazado navegando por el Támesis, hecho con un sistema de espejos y un diminuto barco de juguete. Poco después pasa a ser destinado al Servicio de Camuflaje en Egipto donde en principio se dedica a la tarea de camuflar nidos de ametralladoras, vehículos y depósitos, y para sorpresa de sus superiores crea una pintura para camuflar blindados a base de salsa Worcestershire y heces de camello e inventa un armazón para que los tanques parezcan simples camiones.

La creación de una fuerza de choque llamada “A Force”, dedicada al contraespionaje, supuso la oportunidad perfecta para Jasper Maskelyne quien pronto consiguió el ingreso en la unidad. Su primera misión sería la de proteger la ciudad y el puerto de Alejandría de los bombardeos alemanes, siendo de especial importancia el puerto debido a que allí se almacenaba una gran cantidad de combustible.

Mientras se buscaba un plan de defensa en una reunión se dice que alguien comentó “no podemos hacer desaparecer la ciudad”, a lo que Maskelyne respondió “no podemos, pero podríamos cambiarla de sitio”. El ejército le ofreció un destacamento de 500 soldados, pero Maskelyne declinó tal oferta y dijo que él mismo elegiría a sus subordinados, tras lo cual seleccionó a 14 hombres de diferentes oficios y habilidades entre ingenieros, químicos, arquitectos e incluso un soldado que había trabajado como escenógrafo en un teatro. Ellos compusieron lo que se llamó la Banda Mágica.

En Maryut Bay, una bahía situada a pocos kilómetros de la ciudad, se construyó una réplica de Alejandría utilizando atrezo y efectos de iluminación que contaba además con una serie de artefactos de pirotecnia para potenciar más el efecto del bombardeo. La clave era iluminar esta ciudad falsa durante la noche mientras la verdadera Alejandría apagaba todas sus luces, confundiendo así a los pilotos alemanes. El plan resultó un completo éxito logrando que durante unas cuantas noches los alemanes bombardeasen una vez tras otra la falsa ciudad y creyeran que el puerto de Alejandría había sido completamente inutilizado.

La siguiente misión de la Banda Mágica consistió en proteger de los bombardeos el Canal de Suez, algo que consiguieron manipulando los reflectores instalados en el canal y añadiendo una serie de espejos estroboscópicos para cegar y confundir a los pilotos.

En la batalla del Alamein Jasper Maskelyne y su Banda mágica se apuntaron el tanto definitivo, logrando crear un ejército falso para despistar a las tropas alemanas, haciéndoles creer que los británicos se aproximaban por el sur cuando en realidad las tropas del mariscal Montgomery lo hacían por el norte. En esta ocasión no sólo consiguieron crear tanques y vehículos falsos, también hicieron barracones, depósitos de agua, un oleoducto e incluso un tramo de falsas vías de tren. Un detalle de elegancia de Maskelyne fue el de crear una serie de emisiones de radio falsas, utilizando como sonido de fondo a sus hombres trabajando, para dar mayor verosimilitud a su estratagema. El plan funcionó a pedir de boca y los alemanes recibieron una seria derrota gracias a que desplazaron una gran cantidad de tropas al sur y siendo atacados en el momento de mayor debilidad.

Tristemente este ingenioso grupo nunca recibió honores ni distinciones por su labor, y aunque Maskelyne pasó algún tiempo elaborando sistemas de camuflaje de equipos para espías y planeando fugas de prisioneros, finalmente regresó a la vida civil y se marchó a vivir a Kenia, donde pasó los últimos años de su vida gestionando su propia autoescuela.

Foto vía: magiateca

Publicado en: Curiosidades de la Historia

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top