Los Jardines Colgantes de Babilonia

Jardines Colgantes

Si bien los Jardines Colgantes de Babilonia son considerados como una de las Siete Maravillas del mundo antiguo, la visión general que se tiene de ellos es mayormente producto de la imaginación y de las leyendas, siendo la más difícil de ubicar geográficamente y de describir con precisión. La causa es la ausencia de cualquier alusión o descripción suya en los registros históricos babilonios, algo que resulta revelador si tenemos en cuenta la exhaustividad con que elaboraban dichos registros.

La primera referencia a los Jardines Colgantes proviene de un sacerdote babilonio llamado Beroso, quien aseguraba que fueron un regalo de Nabucodonosor II (605-562 a.C.) a su esposa Amyitis y que se encontraban situados cerca de Hilla (en el centro de Irak). El problema está en que los escritos de Beroso no se han estudiado de primera mano ni se ha podido verificar su existencia, han sido citados en obras y relatos de historiadores posteriores. Todo lo que creemos conocer acerca de ellos proviene de personas que nunca los llegaron a ver.

Una teoría reciente apunta a que quizá Beroso tomó el relato de otro lugar y lo atribuyó a Nabucodonosor II por motivos meramente políticos, concretamente de los jardines del palacio que el rey asirio Senaquerib (704-681 a.C.) tenía en las proximidades de Nínive (en el norte de Irak, cerca de Mosul).

Un reciente hallazgo arqueológico podría confirmar esta última teoría y situar el lugar del que proviene la historia original de los jardines, un texto cuneiforme encontrado por la Doctora Stephanie Dalley (Universidad de Oxford) que relata la vida del rey asirio Senaquerib, quien vivió un siglo antes que Nabucodonosor II, y que describe un suntuoso palacio y sus maravillosos jardines, construidos para el asombro y regocijo de todos.

En la misma ciudad de Nínive se ha hallado un bajorrelieve en el que se puede ver un jardín hecho de terrazas y cuyas plantas y árboles parecen colgar en el aire. Se cree que pudo darse una confusión por parte de los historiadores de la antigüedad entre ambas ciudades, ya que Nínive fue conquistada por los babilonios y renombrada como Nueva Babilonia. Quizá algún día no muy lejano podamos desvelar la ubicación exacta de esta esquiva maravilla del mundo antiguo.

Publicado en: Edad Antigua

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top