Nabucodonosor, rey de Babilonia

Nabucodonosor, rey de Babilonia

Nabucodonosor era descendiente del general caldeo Nabopolasar, quien se autoproclamó como soberano de Palestina, Siria, Mesopotamia y Elam tras la caída de Asurbanipal. De esta forma quedó establecido un nuevo imperio sobre los restos del entonces moribundo Imperio Asirio.

Conquistas de Nabucodonosor

Nabucodonosor logró asegurarse el control de estas latitudes venciendo en la batalla de Karkemish (en el año 605 a. C.) a los egipcios, y tras la muerte de su padre durante ese mismo año ascendió al trono con la intención de continuar las conquistas emprendidas por Nabopolasar.

Una de las conquistas decisivas de Nabucodonosor fue la de Jerusalén, ciudad de la que expulsó a un gran número de judíos y a los que envió a Babilonia, pero el entonces rey de Judá (Joaquín) se alió con los egipcios en contra de los babilonios en el año 597 a. C. y reconquistó la ciudad. Nabucodonosor envió de nuevo sus tropas y volvió a tomar la ciudad deportando de nuevo a los insurrectos y poniendo en el trono de Judá a Sedecías, rey desleal que tomó el camino de su predecesor, aliarse con Egipto y Tiro y sublevándose de nuevo en el año 586 a. C.

La tercera conquista de Jerusalén llevó mayores esfuerzos que las anteriores así como un año y medio de sitio a la ciudad, pero esta vez Nabucodonosor ordenó arrasar tanto la ciudad como el templo y deportar a otro contingente de judíos con destino a Babilonia. El cautiverio de los judíos en la capital del imperio se prolongaría hasta la caída de Babilonia a manos de los persas, quienes reconstruyeron el templo de Jerusalén y permitieron a los judíos regresar a su hogar.

Entre los años 573 a. C. y 567 a. C. el rey Nabucodonosor consiguió hacerse con el control de Tiro y derrotar otra vez a las fuerzas de Egipto, para dedicar el resto de su reinado a embellecer la capital del reino y a consolidar su posición. Así fue como Babilonia fue dotada de un sistema de doble muralla coronado por unos hermosos jardines colgantes, sus calles y puentes fueron reparados y se construyó un enorme zigurat (una pirámide escalonada) de unos 90 metros de altura, una construcción que muchos identifican con la Torre de Babel mencionada en la Biblia.

Los últimos años de su reinado se vieron empañados por la decadencia y la confrontación religiosa entre los sacerdotes partidarios del dios Marduk y los seguidores del dios Samash. El debilitamiento del poder de Nabucodonosor fue aprovechado por Ciro II, quien logró la conquista de Babilonia en el año 539 a. C.

Publicado en: Edad Antigua

Tags: ,

Imprimir Imprimir




7 comentarios

Comments RSS

  1. Nabucodonosor no era malo,pero volvio su mirada del unico Dios verdadero yahveh ( lease las profecias de isaias,jeremias y Daniel) la soberbia lo llevo a la locura,tanto que yahveh,le castigo humillandole a tal punto que le crecio mucho vello,le crecieron pezunas y comia pasto como las bestias rumiantes,ademas la destruccion eterna de Babilonia,era profetica e inminente,la prueba es que hasta el dia de hoy permanece desolada.

  2. Lease las profecias de Isaias,jeremias y Daniel

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top