La colonización de Canadá

Colonos de Canada

Las costas de Terranova fueron destino de varios viajes durante el siglo X, por parte de marineros irlandeses e islandeses que llegaron hasta la actual Canadá para aprovecharse de sus grandes bancos de pesca, pero la primera exploración oficial se produjo en el año 1497, cuando el marinero John Cabot arribó a la península del Labrador. Cabot fue el primero de los exploradores ingleses, y en 1524 llegó el turno a los franceses con Giovanni Verrazzano, quien reclamó la península en nombre de Francisco I de Francia.

Por otra parte, Jacques Cartier realizó varios viajes entre 1534 y 1542 tratando primero de encontrar una ruta hacia la Catay mencionada por Marco Polo (entre los ríos Huang He y Yangtsé) y posteriormente navegó el río San Lorenzo hasta la actual Montreal. Su último viaje lo hizo en compañía de 20 agricultores, y ellos representaron el primer intento de colonización, aunque su empresa no prosperó debido a la ausencia de materias primas. Hasta finales del siglo XVI los únicos que se aventuraron por estas latitudes eran los pescadores y los comerciantes de pieles.

Samuel de Champlain, quien participó como geógrafo en una exploración de las tierras norteamericanas en 1603, y cuya narración había despertado un gran interés en la vieja Europa, fue el fundador de Port Royal en 1604, población que sería saqueada por los ingleses en 1613. También es obra de Champlain la fundación de Quebec el 3 de Julio de 1608 y la necesaria alianza con los indios hurones, quienes ayudaron a los franceses a defender el valle del río San Lorenzo de los ataques de los iroqueses.

En 1615 Champlain había terminado con la amenaza iroquesa y continuó su viaje de exploración llegando hasta el valle de Ottawa y el lago Hurón, en la región de los Grandes Lagos. Tres años más tarde enviaba una misiva a Luis XIII para pedirle material y recursos para poder acomodar a 300 familias en la denominada Nueva Francia, operación que comenzó un año después (1619).

En un principio este sistema no funcionó como se esperaba, en parte porque los virreyes enviados por Luis XIII no quisieron costear los viajes de los colonos, pero esto se corrigió con la fundación de la Compañía de los Cien Asociados, un organismo encargado de la instalación de 300 inmigrantes al año. Por desgracia, la guerra volvía a sacudir el viejo continente y esta vez Francia se enfrentaba a Inglaterra (1927), lo que tuvo graves consecuencias para los nuevos asentamientos franceses, que pronto fueron conquistados por los ingleses y quedaron en su poder hasta 1632.

La presencia francesa en Canadá, durante el año 1635 era de apenas 200 personas, cifra que creció hasta los 2.500 en el año 1665. Las tierras fueron repartidas siguiendo el régimen feudal de la Edad Media, siendo asignadas a los señores que se reservaban una parte para ellos y distribuían lo restante entre las familias a su cargo.

Publicado en: Edad Moderna, Historia de América

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top