Pol Pot y su sangrienta utopía

Pol Pot

El Reino de Camboya vivió un terrible genocidio entre los años 1975 y 1979 bajo la férrea mano de Saloth Sar, más conocido por su seudónimo Pol Pot.

Esta pesadilla fue enmascarada bajo la fachada de una utópica reforma ideológica a ojos de los demás países, pero aquellos camboyanos que no se adaptasen eran ejecutados en sus campos de exterminio. Las ejecuciones, los trabajos forzados, las largas marchas y el hambre terminaron con la vida de cerca de 3 millones de personas en apenas 4 años de régimen.

Según los registros coloniales de Francia, Saloth Sar nació el 19 de Mayo de 1928 (aunque él mismo afirmaba haber nacido en 1925) en el seno de una familia de campesinos. Durante su adolescencia fue enviado a un monasterio budista, siendo ordenado como monje, puesto que ejerció por apenas dos años y luego abandonó. Después pasó a estudiar carpintería en Phnom Penh, la capital de Camboya, siendo en la escuela donde tomó contacto con los grupos de resistencia al colonialismo francés.

Saloth Sar consiguió una beca para estudiar en el extranjero y marchó a estudiar radioelectrónica a París en 1949, donde tomará contacto con la filosofía marxsita. Tras perder su beca por haber descuidado sus estudios en favor el activismo, en 1953 regresa a su país natal. Durante estos años, tanto en Camboya como en Vietnam los comunistas mantienen una encarnizada lucha contra el colonialismo, sufriendo a su vez los ataques y bombardeos de franceses y americanos.

A su regreso pasa a formar parte del Partido Comunista, siendo secretario de su Comité Central hasta el año 1965, hasta el momento en que recibió la invitación del rey Norodom Sihanouk para entrar en el gobierno. Saloth interpretó esta oferta como una artimaña para asesinarle, así que decidió poner tierra por medio y viajar hasta China, y en 1970 cambió su nombre por Pol Pot. Con este paso comenzaba su utopía para Camboya en la que el país volvería a retomar su anterior grandeza, mediante el aislamiento de las demás culturas y la vuelta a las costumbres ancestrales. Ello implicaba una renuncia total a la tecnología y a toda influencia exterior, para dar paso a una sociedad “pura”.

En este marco había nacido también la Asociación de Estudiantes Jemeres en 1964, a cuya cabeza terminó por situarse Pol Pot junto con Khieu Samphan e Ieng Sary (cuñado de Pol Pot y cuyo nombre real era Kim Tang), los miembros más radicales del movimiento. Los llamados Jemeres Rojos comenzaron a atacar a los gobiernos instaurados por los Estados Unidos la capital, apoyados por los gobiernos de China y Tailandia. Las cosas comenzaron a empeorar en 1970, cuando Camboya empieza a sufrir intensos bombardeos por parte de Estados Unidos, que en aquellos años también estaba en guerra con Vietnam.

Los Jemeres Rojos fueron acabando con los continuos gobiernos controlados por los Estados Unidos, siendo el del general Lon Nol el último en ser derrocado, tras lo cual asaltaron y tomaron la ciudad de Phnom Penh el 17 de Abril de 1975. El dinero fue prohibido y se expulsó a la gente de las ciudades, ya que éstas representaban la filosofía burguesa, pero pronto le siguieron medidas mucho más crueles.

Médicos, profesores, periodistas, budistas y musulmanes, así como los chinos y los enfermos crónicos y terminales fueron ejecutados por el régimen, además de por otros motivos como por ejemplo el llevar gafas o el hablar otros idiomas. Cerca de 15.000 vietnamitas que vivían en Camboya fueron repatriados, y tuvieron mucha suerte ya que más de un tercio de los que se quedaron fueron ejecutados en menos de un año.

Esto dio comienzo a una etapa de terror que duró hasta 1979, en la que el país fue renombrado como República de Kampuchea, y cerca de dos millones de personas fueron movilizadas desde la capital hasta las más remotas y alejadas regiones, para ser imbuidas de la nueva utopía rural de Pol Pot. Aquellos que no eran ejecutados realizaban trabajos forzados en condiciones infrahumanas, muriendo víctimas de los malos tratos, el hambre, las enfermedades o el cansancio extremo.

Las prisiones camboyanas, también llamadas “campos de la muerte”, fueron otro de los horrores del régimen, poniendo como ejemplo la antigua escuela de Tuol Sleng (conocida por los Jemeres como S-21). Por ella pasaron 14.000 personas, de las cuales sólo sobrevivieron 12. Torturas, sadismo y ejecuciones reflejan la cara más terrible y oscura de la idílica utopía de Pol Pot.

Nada se supo fuera del país hasta principios de 1976, cuando el jesuita François Ponchaud alertó de las atrocidades que estaban cometiendo los Jemeres Rojos, para sorpresa y decepción de aquellos que una vez apoyaron la lucha de la guerrilla contra los Estados Unidos. Pol Pot se cuidó muy bien de permanecer en las sombras, dándose el caso de que ni sus propios familiares sabían que era él el dictador, y muy pocas personas podían afirmar que conocían su rostro.

El 7 de Enero de 1979 Vietnam invade Camboya, conocedora de la situación y en defensa de las minorías vietnamitas que aun residían en el país, provocando la huida de la cúpula de los Jemeres Rojos, que se refugiaron en territorio fronterizo con Tailandia. Derrotados y obligados a esconderse, siguieron apareciendo ocasionalmente para atacar a los subsiguientes gobiernos, pero afortunadamente nunca recuperaron el poder.

Pol Pot se refugió un tiempo en una villa de Tailandia, y también se sabe que fue tratado de la malaria por médicos chinos. Volvió a cambiar su nombre, esta vez por Lamoth.

El otrora dictador de Camboya vio como su guerrilla se disolvía, y mientras unos 4.000 de sus soldados fieles a Ieng Sanry lograban una amnistía tras la pacificación del país en 1995, el resto se mantenía fiel a los principios de su régimen.

Finalmente, Pol Pot falleció el 15 de abril de 1998 en la selva camboyana donde era de forma oficial prisionero de su propio partido, los Khmeres Rojos.

Publicado en: Personajes históricos

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top