Gibraltar y el Tratado de Utrecht

Gibraltar

Una vez finalizada la Guerra de Sucesión Española, Felipe V cedió de forma oficial a Gran Bretaña y mediante la firma del Tratado de Utrecht (1713), una pequeña península situada en el estrecho de Gibraltar cuya situación estratégica a la entrada del Mediterráneo la ha hecho protagonista de numerosos conflictos entre ambos países.

El Peñón de Gibraltar recibió el status de Colonia Británica durante el año 1830, y una de las cláusulas del Tratado de Utrecht fue que España tendría preferencia en caso de que Gran Bretaña decidiese vender o donar el peñón, aunque esta situación de momento no parece posible por su situación estratégica.

No obstante, el tratado otorgaba plena potestad a los británicos sobre el suelo a perpetuidad, la ciudad, el puerto y las fortalezas, pero no se decía nada sobre el espacio aéreo o las aguas que la rodean, así que hasta hoy se ha marcado la frontera marítima como antiguamente, es decir, a la distancia que llegue una bala de cañón disparada desde la costa. Otra situación que se ha prolongado hasta nuestros días son los reiterados intentos de España por recuperarlo, en tiempos de monarquía o de república y sea con el gobierno que sea. Estos intentos se han llevado a cabo mediante diplomacia y también acudiendo a las armas, siempre con resultados negativos.

Uno de los episodios más sangrientos en la historia del peñón fue el asedio de Gibraltar, ocurrido entre 1779 y 1783. Durante este asedio, los defensores trazaron una red de túneles excavando en la roca del peñón para conseguir poner sus cañones en mejor situación, logrando la superioridad logística frente al abrumador número de españoles que ejecutaban el asedio.

En el año 1963, el peñón de Gibraltar forma parte de la lista de territorios en proceso de descolonización, y durante el año 1980 se firma la Declaración de Lisboa, que compromete a España e Inglaterra a solucionar esta situación de forma pacífica. Cuatro años más tarde se replantearonn las condiciones de este pacto en la Declaración de Bruselas pero la interrupción de este proceso mantuvo la descolonización en un punto y aparte.

Foto vía: alertadigital

Publicado en: Edad Moderna, Historia de España

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




3 comentarios

Comments RSS

  1. PosNo dice:

    No le otorgó «plena potestad», sino la «PROPIEDAD, dentro de jurisdicción española». Propiedad como cualquiera de nosotros podemos tener, dentro de la jurisdicción española. Propiedad no significa plena potestad.

  2. Jaime Márquez dice:

    Yo pienso que esto no se resuelve por falta de voluntad, la razón principal se me escapa, pero está claro que si quisieran arreglarlo ya lo habrían hecho hace tiempo.

  3. Artemio Gonzalez dice:

    Cuando dos paises vuelven a entrar en guerra los tratados anteriores quedan sin efecto. Tambien quedan anulados si un pais los viola reiteradamente,en este caso de los hijos de la Gran Bretaña.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top