La división colonial de África

Africa Colonial

Desde finales del siglo XVII hasta las últimas décadas del XVIII, los europeos llevaron a cabo una gran cantidad de exploraciones por el continente africano por diferentes motivos, desde la investigación por parte de los científicos hasta la pura iniciativa de explorar tierras ignotas, pasando por la búsqueda de fabulosas ciudades llenas de oro o la evangelización del territorio.

En cuanto a la exploración de África en términos geográficos, fue avalada casi siempre por importantes y exclusivas sociedades, tales como la Royal Geographic Society o la African Asociation. Cada potencia europea se encargaba de explorar su parte, siendo Portugal la que exploró las regiones austral y central; Gran Bretaña y Alemania cartografiaron la zona central del Sudán y la cuenca del Níger, además de los grandes lagos y las fuentes de Nilo, descubiertas por David Livingstone.

El cambio de actitud de los europeos de explorar a pelearse por el terreno llegó de pronto, cuando Leopoldo II de Bélgica comenzó a gestar la idea de crear un estado en la cuenca del Congo. A partir de 1860 comienza la carrera por la ocupación de África por parte del los europeos, mediante la anexión o la conquista de las diferentes tribus y pueblos que encontraban a su paso. Pero las crecientes tensiones entre naciones pronto dieron lugar a los primeros acuerdos internacionales. En el año 1885 se celebró en la ciudad de Berlín una conferencia entre varios países con el objetivo de repartirse África, bajo la supervisión y arbitraje de los alemanes.

La costa del mediterráneo fue dividida entre el Reino unido y Francia, mientras que la costa oriental pasó a manos alemanas y británicas también. La costa occidental fue dividida entre Bélgica, Francia y Reino Unido; España consiguió hacerse con el Sáhara Occidental, Italia con el territorio somalí y Portugal obtuvo las islas de Cabo Verde, Angola, Mozambique, Santo Tomé y Guinea-Bissau. Alemania se quedaría con Namibia. Los británicos con el tiempo terminaron por abandonar sus colonias a su suerte, excepto la del bajo Níger, que cayeron bajo el dominio de Francia.

Esto configuró el mapa político actual de África, pero al precio de terminar con gran parte de las culturas africanas, ya fuera mediante la guerra, la esclavitud o la desestructuración.

Publicado en: Edad Moderna, Historia de África

Tags: ,

Imprimir Imprimir




1 comentario

Comments RSS

  1. Luz Marina dice:

    Muy interesante éste artículo. Lástima lo corto. Felicitaciones y gracias.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top