Origen y principios de la medicina china tradicional

medicina tradicional china

La medicina china tradicional es el nombre con el que se conoce un rango de prácticas médicas tradicionales que se desarrollaron a lo largo de la historia del hombre en China, cultura milenaria.

No se sabe con exactitud cuáles fueron los comienzos de estas prácticas, no obstante, el primer texto estructurado que encontramos, y de referencia obligada en la medicina china tradicional, es el Canon del Emperador Amarillo.

Esta medicina tradicional se basa fundamentalmente en la filosofía taoísta y en sus principios cosmológicos, y aunque como hemos dicho sus orígenes son difusos, se pueden relacionar tres figuras legendarias que han tenido mucho que ver con ella. Emperadores como Fuxi, el autor de Yi Ling (el libro chino más antiguo), Shennong y su primer Bencao (o Tratado de las Materias Medicinales) o el ya mencionado Huang Di, Emperador Amarillo, y su Nei Jing.

Se basa en el concepto de chi (energía vital) equilibrado. Este chi recorre todo el cuerpo de una persona y es el encargado de regular el equilibrio espiritual, emocional, mental y físico y está afectado por las fuerzas opuestas del ying y el yang. La enfermedad surge cuando hay una alteración en el chi, creando un desequilibrio entre el yin y el yang.

A partir del estudio clínico del individuo mediante la observación, podemos estudiar también sus desequilibrios. Todos ellos se pueden mostrar mediante el estudio de partes del cuerpo como la lengua, los ojos o el pulso, entre otros.

Después del diagnóstico, cuenta con varias técnicas que conforman una terapia global para tratar al individuo y restablecer la circulación benigna del chi. Técnicas como la acupuntura, fitoterapia (plantas medicinales), moxibustión (aplicación de calor en determinadas zonas), dietoterapia (dietas reequilibrantes), tuina (masajes y movilizaciones de zonas bloqueadas), ventosas (técnica de ventosa en determinadas zonas) o el martillo de siete puntas (estimulación de diversas zonas corporales con golpes suaves).

Como toda Medicina alternativa, lo cierto es que no existen estudios científicos rigurosos que puedan demostrar que cuenta con total eficacia. No obstante, hay ciertos puntos, como por ejemplo la acupuntura, que han sido reconocidos como eficaces por la Organización Mundial de la Salud.

Cabe destacar que la medicina tradicional cree que estas técnicas deben usarse en última instancia, pues el cuerpo ya cuenta con un sistema de defensa perfectamente diseñado y capaz de localizar las enfermedades y de dirigir su propia energía para solucionar los problemas del chi. Así pues, estas técnicas sólo se usan para intentar guiar y reforzar cuidadosamente las funciones internas de autocuración del propio cuerpo humano sin interferir para nada entre ellas.

Otros enlaces de interés:

Foto vía:  elefanteenelsalon

Publicado en: Edad Antigua

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top