El misterio cartográfico de Piri Reis

El Mapa de Piri Reis

Cuando los mares no eran más que masas enormes e impenetrables que sólo unos pocos se atrevían a surcar comenzaron a surgir un sinfín de mapas, más o menos acertados, que intentaban dar pistas sobre lo que nos encontraríamos al otro lado del mundo.

Muchos fueron los piratas, aventureros, marineros y cartógrafos que dejaron plasmados estos antiguos vestigios de los mapas actuales. Una geografía difusa pero con algunos toques reales que ya hacían ver las primeras pinceladas de esas tierras desconocidas.

El Mapa de Piri Reis es un fragmento de un mapa elaborado por el cartógrafo otomano Piri Reis en 1513. Este mapa es habitualmente conocido como El mapa de Piri Reis, y lo curioso del mismo es que detalla con bastante exactitud partes de las costas americanas y de la Antártida que, se suponía, aun no habían sido exploradas ni descubiertas.

El mapa en sí formaba parte de una compilación cartográfica que ese llamaba El libro de los mares o El libro de las materias marinas, la obra que el mismísimo Piri Reis realizó a lo largo de su vida, con muchísimas ampliaciones durante la misma.

Desde joven, Piris Reis estuvo vinculado al mar. Nació en Galípoli, en 1465, y siendo sobrino de un corsario llamado Kemal Reis, a temprana edad ya había acompañado a su tío en numerosas aventuras marinas. Esta pasión transmitida por su tío, le hizo aprender el oficio del mar, convirtiéndose en poco tiempo en un experto en las guerras navales y posteriormente en almirante, cartógrafo y un hombre vital en la expansión del Imperio Otomano.

Participó en batallas navales contra Venecia, así como en la conquista de la isla de Rodas por los otomanos en 1523.

El famoso mapa por el que pasaría a la historia, fue creado poco más de veinte años después de que Cristóbal Colón descubriera América. Así, el propio autor aseguró que sus fuentes habían sido mapas antiguos, uno de ellos de Colón, capturado en un barco español. Además, también había utilizado mapas portugueses y los testimonios de un marino que había participado en los primeros viajes colombinos y que luego había sido capturado por su propio tío como esclavo. Lo cierto es que parece ser que sus fuentes fueron un poco más numerosas, pues todo parece indicar que se basó en al menos veinte mapas distintos.

Aunque el trabajo de investigación ya fue toda una proeza, lo que más llama la atención es el detalle que ofrece de zonas geográficas que, según las versiones oficiales, no habían sido descubiertas aun. Por ejemplo, aparecía la cordillera de los Andes, que no sería descubierta hasta 1533 por Pizarro. Además, también aparece el río Amazonas, que nace en esta cordillera. Teniendo en cuenta que el Amazonas aun no había sido navegado hasta la fecha, resulta cuanto menos sorprendente.

Las Maldivas no fueron descubiertas hasta 1592, y aun así, ya aparecían retratadas en este mapa. Asimismo, también aparecería la costa de la Antártida, de la que por esos días poco o nada se sabía. Pero aún más sorprendente es que en el mapa se detalle con exactitud su litoral continental; ésto es, su parte terrestre bajo el hielo, lo que lo hace un misterio difícilmente explicable dado que este continente está cubierto por el hielo desde hace miles de años.

Aunque evidentemente hay teorías para todo,  algunos piensan que esta es la prueba de que quizá las exploraciones a estos lugares ya se habían realizado con mucha antelación a las fechas oficiales.

Otros enlaces de interés:

Publicado en: Curiosidades de la Historia

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top