La lucha de los hermanos Graco en la Roma Republicana

Hermanos gracos

Durante la República Romana, muchos fueron los hombres que ostentaron el cargo de tribuno de la plebe, luchando un poco más por los derechos de los plebeyos frente a los privilegios de los patricios.

Dos hermanos, los Graco, fueron quizá dos de los miembros más polémicos de este tribunal. Tenían ideas muy avanzadas que se materializaban en una ambiciosa reforma agraria, mediante la cual pretendían, entre otras cosas, una distribución gratuita de las tierras entre los ciudadanos más pobres de Roma, evidentemente en perjuicio de los terratenientes.

El periodo de los Gracos, se extiende desde el año 133 a.C hasta el año 121 a.C, momento en el que Tiberio Sempronio Graco y Cayo Sempronio Graco ostentarán este cargo intentando cambiar las cosas en la República Romana.

A grandes rasgos, estos dos hombres pretendían la ya nombrada distribución de la tierra a la plebe urbana; distribución de tierras a los solados licenciados; asentamiento de los soldados licenciados en colonias, concesión de la ciudadanía romana a los latinos e itálicos; y el derecho de los caballeros a formar parte de aquellos tribunales encargados de juzgar los delitos o abusos de los magistrados romanos contra el pueblo.

En el año 133 a.C, Tiberio Sempronio propuso la que se conocería a partir de ese momento como Ley Sempronia. En ella se intentaba imponer una reforma agraria basada en la ley de reparto de tierras. Lo cierto es que esta ley estuvo mucho tiempo en vigor, permitiendo que los campesinos pudieran recuperar parte de la tierra de Italia, y aumentando a su vez la población capaz de servir al ejército romano.

El hermano pequeño llegaría al tribunal en el año 123 a.C. Hay que destacar que su hermano había sido asesinado tras su mandato, pues lo cierto es que los miembros del tribunal de la plebe se habían establecido como sagrados, impidiendo así que nadie pudiera atentar contra ellos durante su papel en el tribunal.

Cayo tenía una misión, aplicar las leyes que su hermano había propuesto durante su mandato. Lanzó nuevamente la reforma, realizando unas pequeñas variaciones.

Entre sus propuestas más acertadas y aprobadas, destacan por ejemplo la abolición de la ley Calpurnia. Con ella, se rompía el monopolio del Senado a la hora de los asuntos de los tribunales introduciendo al mismo tiempo la paridad de éstos con los caballeros.

Además, puso en marcha la Ley Annona. Esta ley, ya usada en Grecia, fijaba un precio para el trigo, estableciendo así una cantidad de trigo por mes con un importe reducido para las personas más pobres.

Frente a las constantes ideas de los hermanos Graco, las clases aristocráticas y los ciudadanos de los primeros órdenes, veían peligrar todos sus privilegios. Así surgiría el partido de los optimates, que estaba completamente en contra de las medidas tomadas por los Graco.

En el año 121 las revueltas y conflictos entre ambos partidos, creaba una situación insostenible. En este punto, el propio Senado decidió actuar, autorizando a Lucio Opimio para que tomara las medidas necesarias, dentro y fuera de la ley, para aplacar dichos conflictos. Esta vía libre se convirtió en una auténtica masacre de seguidores y partidarios de Cayo, finalizando con el propio suicido del hermano menor de los Gracos.

Lee todos nuestros artículos sobre la Historia de Roma.

Foto vía: adevaherranz

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Roma

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top