La batalla de Guadalete y el origen de Al-Ándalus

Batalla de Guadalete

En el año 711, las tropas árabes y bereberes llegaron a la península con una clara intención, apoderarse de ese fértil territorio. La batalla de Guadalete, entre el 19 y 26 de junio de ese mismo año, fue decisiva para la invasión musulmana. En ella, el rey godo Rodrigo fue completamente derrotado, y probablemente pereció, siendo esta derrota el final de reinado visigodo en la península ibérica.

El lugar en el que aconteció dicha batalla no está demasiado claro. Algunos historiadores lo sitúan en Barbate, otros en el río Guadalete. Lo que está claro es que durante los días que duró dicha batalla, los sangrientos enfrentamientos fueron constantes.

Aunque el rey Rodrigo contaba con bastante apoyo, en un momento dado, los hijos de Witiza, encargados de los flancos, se separaron del ejército visigodo y lo dejaron bastante debilitado frente a las fuerzas musulmanas. Esto fue aprovechado por los musulmanes que lanzaron toda su fuerza contra las tropas, acabando finalmente con ellas.

Del rey Rodrigo jamás se supo. Aunque, al parecer, tampoco se encontró su cadáver. No obstante, al caer él, el reino visigodo se veía completamente fraccionado. Un blanco fácil para el avance rápido y letal de las tropas musulmanas. Todo ello hizo que en el año 714 los invasores se hicieran con Toledo. Parecía inevitable, el territorio había sido claramente ganado por los musulmanes, que se quedarían en la península hasta 1492.

Esta versión parece más o menos aceptada por los historiadores, aunque existen otras versiones en las que los musulmanes no habrían realizado tal invasión. Los defensores de esta versión, alegan que el Islam no habría sido impuesto a los hispanos y que estos lo habrían abrazado libre y mayoritariamente.

Dentro de todas estas versiones e hipótesis, encontramos una leyenda que explicaría la invasión musulmana a estas tierras. Al parecer, Don Rodrigo, por aquellos días, padecía de sarna. Había una joven, hija del Conde de Ceuta, que había llegado a la Corte de Toledo y que se encargaba de los cuidados del monarca.

Poco a poco, Rodrigo fue encaprichándose de la joven. No obstante, sus deseos eran más bien carnales, sin tener intención alguna de desposarse con ella. Finalmente, forzó a la joven.

La joven Florida (La Cava), envió a su padre una serie de regalos tras esta consumación. Entre esos regalos se encontraba un huevo podrido, algo que su padre comprendió como una señal inequívoca de que algo no funcionaba bien.

Don Julián, Conde de Ceuta, acudiría a la corte de Toledo con el fin de llevarse a su hija. Para no levantar sospechas dijo que era debido a que su madre estaba muy enferma. El rey dio permiso a la joven que partió inmediatamente con su padre.

Ya en Ceuta, el enfado de Don Julián aumentó considerablemente. La ofensa era tal que decidió mantener conversaciones con Musa ibn Nusair para que desembarcara en la Península Ibérica, apoyando por tanto la posterior invasión.

Otros enlaces de interés:

Foto vía: batallasdeguerra

Publicado en: Edad Antigua, Historia de España

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top