Boudica y la rebelión de los icenos

Boudica

Boudica, o Boadicea, fue una reina de la tribu britana de los icenos, que habitaba el actual condado de Norfolk, este de Inglaterra, durante la época del reinado del emperador Nerón. Su marido, Prasutagus, rey de los icenos, pertenecía a la nobleza indígena. Dicen de ella que era una mujer grande, muy fornida, con una estatura muy por encima de la media romana. Tenía una voz dura y una mirada realmente enajenada, y un hermoso pelo rojo que le llegaba hasta la cintura. Según Taton Dion Casio y Tácito, Boudica presentaba una inteligencia más grande de la que normalmente tenían las mujeres.

El reinado de su marido como líder celta, se caracterizó por dar mucha importancia a la independencia, existiendo numerosos roces entre este y los romanos. Aun así, la trayectoria de Prasutagus no contó con demasiados problemas. Si bien es cierto que algún episodio fue realmente tenso como el vivido con el gobernador de Britania, Publio Ostorio Escápula, que los amenazó con desarmarlos.

El principal inconveniente era que esta pareja no contaba con hijos varones. No era problema que su poder pasara a sus hijas, el problema residía en que de esta forma no podría asegurar la independencia frente al Imperio Romano. Así, Prasutagus, antes de morir, decidió nombrar como coheredero junto a sus hijas al emperador. De esta forma él pensaba que conseguiría que un cierto estado de semi-independencia. No obstante, la última voluntad del rey iceno fue completamente ninguneada.

Su reino fue anexionado, sus tierras y bienes confiscados y los nobles icenos tratados como meros esclavos. Además, el difunto rey había pedido prestado dinero a los romanos. Así, su reino quedaba ligado a esa deuda, que su mujer, la reina, no podía pagar. Ésto originaria una ola de violencia que salpicaría a su mujer y a sus hijas, que fueron golpeadas y forzadas. La reina, como era de esperar, entró en cólera. El dolor que los romanos habían infringido a su persona fue tan grande, que desde ese momento tan sólo vivió por y para una cosa, vengarse de todos aquellos que la habían dejado sin nada y habían mancillado el honor de sus hijas.

Pronto los icenos decidieron conspirar contra los romanos junto a varios vecinos como los trinovantes, Boudica fue su líder en lo que fue el mayor levantamiento allí contra los ocupantes romanos. Corría por entonces el año 60 d.C.

Las tribus atacaron con cierta facilidad y buenos resultados emplazamientos romanos como Camulodunum y Londinium. Algo que no gustó nada al gobernador de Britania.

La furia de los icenos y su líder era palpable, y aunque no contaban con armas desarrolladas, sus hombres aplicaban grandes dosis de fuerza, fruto de las ansias de venganza. Boudica ejercía de líder estupendamente, pues su dolor se había transformado en odio, algo que llenaba de esperanza y ganas de luchar a sus hombres.

No obstante, y sabiendo los efectivos con los que contaba el imperio, era de esperar que pronto la situación viviera un giro. Esto sucedió en la conocida como la Batalla de Watling Street.

Aunque los romanos seguían en inferioridad numérica, hicieron honor a sus dotes estrategas. Estudiaron el terreno y jugaron con todo aquello que les era favorable. Así, consiguieron caer encima del gran y rudimentario ejército iceno, desplegando una violencia tan brutal que no conocía piedad ni para las mujeres encinta ni para los niños.

Boudica acabó suicidándose con veneno para evitar que los romanos pudieran atraparla.

Crónicas como las de Tácito aseguran que la violencia fue tal, que durante los cuatro siglos que precedieron al encuentro, la provincia vivió completamente en paz.

Otros enlaces de interés:

Foto vía: Sergisblog

Publicado en: Edad Antigua

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top