Tribunales y leyes de la Grecia Antigua

Ekklesia

En principio, en Grecia, el poder para hacer justicia era un privilegio real. Fue mucho después, con la aparición de la economía monetaria, el comercio y los artesanos, cuando aparecería la legislación y cuando el ciudadano finalmente se emancipa y aspira a la igualdad.

A partir de esos momentos para los griegos el concepto de estado libre era aquel en el que la soberanía recaía en la ley y no en el gobernante. Una fórmula que poco a poco sería la que el resto de países de Occidente iría adquiriendo.

Los principios en los que se asentaba esta democracia ateniense eran la libertad, la igualdad de palabra y la igualdad ante la ley.

Asimismo, los instrumentos que empleaban para que esta ley fuera efectiva, y la democracia real, fueran unas instituciones en las que los cargos iban rotando. Los magistrados se escogían por sorteo con el objetivo de que todos los ciudadanos pudieran ir participando en la vida pública. A pesar de ello los ciudadanos como tales no se consideraban todos, pues había distinción de sexos por ejemplo, pero esa es otra historia.

Además, también contaban con otras herramientas, una especie de órganos políticos que a pesar de no ser exactamente iguales a los que hoy por hoy usamos se podría decir que tenían ciertas similitudes.
Así, tendríamos las instituciones legislativas, como las Asambleas o Ekklesia y el Consejo o Bulé. La primera era la principal asamblea de la democracia en la Antigua Grecia. Instaurada por Solón en el año 594 a.C se caracterizaba por contar con un carácter popular, así, todos los ciudadanos mayores de 20 años podían acceder a ella. No había distinción de clases.

Entre algunas de las funciones de esta Ekklesia se encontraba la de designar a los magistrados por votación, de los miembros de la misma. También eran los encargados de elegir a los miembros de otros tribunales como el de Areópago. Además, contaban con la última palabra a la hora de declaraciones de guerra, firmas de paz y estrategias militares entre otros.

Mientras, el Boulé se encargaba de otros asuntos de la vida corriente de la ciudadanía.

También encontrábamos lo que hoy serían órganos judiciales. Por un lado tendríamos el tribunal de justicia civil, Heliea y el tribunal de justicia criminal Aerópago y Éfetas.

La Heliea era una asamblea que podía formarse con ciudadanos de más de 30 años. Se componía por unos 6000 ciudadanos, y se repartían en diez clases de 500, quedando otros 1000 para la reserva.
Por otro lado encontraríamos el Aerópago como ejemplo de tribunal de justicia criminal. Es el tribunal más antiguo de todos y en la antigüedad se ocupaba de los casos de asesinato. Así la mayor pena que se instauró era la de muerte, pudiendo optar también por el exilio.

Este tribunal se componía de 50 miembros que se dividían en pequeños tribunales para juzgar diversas causas tales como homicidio involuntario, instigación al asesinato, homicidio con atenuantes, o un tribunal para juzgar a las personas que tras un exilio temporal volvían a delinquir, es decir eran reincidentes.

Las leyes y el derecho griego es un tema bastante amplio. No obstante, podemos hacernos una idea de lo bien organizado que tenían todo a través de estas notas respecto a quienes aplicaban y juzgaban la aplicación de las leyes y a través de que órganos lo hacían.

Otros enlaces de interés:

Foto vía: Kentbrandenburg

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Grecia

Tags: ,

Imprimir Imprimir




2 comentarios

Comments RSS

  1. david dice:

    cual son las leyes de la antigua grecia

  2. wendy dice:

    pero cuales leyes son

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top