El proyecto de la “Bomba Gay” estadounidense

Bombas químicas

Hoy hablaremos de un invento, o propuesta de invento, cuanto menos absurdo; y es que del afán norteamericano por crear armas que pudieran acabar rápidamente con los enemigos, y una extraña y latente homofobia entre las fuerzas armadas del país surgiría la Bomba Gay. Sí, una bomba que lograría convertir a los enemigos en homosexuales casi al instante.

A pesar de que parece algo poco creíble, lo cierto es que este proyecto de Bomba Gay existió. Alguien se tomó la delicadeza de escribir un completo informe en el que el Ejército de los EEUU se planteaba seriamente fabricar una bomba que pudiera provocar actitudes homosexuales en el enemigo con la finalidad de “minar la moral y la disciplina de las tropas”.

Este proyecto se conocería posteriormente, de manera informal, como Bomba gay y fue planteado por un laboratorio de investigación de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos. El encargado de desarrollarlo sería el Laboratorio Wright de Ohio y la propuesta se condensaría en un informe de tres páginas que se presentó oficialmente en 1994 en el Pentágono.

El arma no pretendía matar al enemigo, sugería por el contrario rociarlo con un afrodisíaco lo suficientemente potente como para producir “comportamientos homosexuales” en los soldados.

El documento, titulado Productos químicos para el hostigamiento, irritación e identificación de los enemigos, también admitía la posibilidad de rociar a las tropas con una especie de sustancia que pudiera provocar halitosis y mal olor en general para poder detectarlos rápidamente. Además, también se hablaría de la posibilidad de esconder colmenas por todo el campo de batalla y rociar a dichos enemigos con sustancias que volverán locas a las abejas y provocar así las picaduras masivas de estos insectos.

Este proyecto contaría con una financiación inicial de 7,4 millones de dólares para poder desarrollar y producir de forma masiva esta arma durante los siguientes 6 años. Algo que gracias al sentido común fue completamente descartado.

Cuando se filtró el documento, el revuelo fue bastante importante, llegando incluso a premiar a los Laboratorios Wright con el Premio Ig Nobel, una parodia de los premios Nobel de la Paz. Evidentemente nadie se molestó en recoger el galardón en la ceremonia celebrada durante 2007 en el Teatro Sanders de la Universidad de Harvard.

Otras armas de la historia:

Foto vía: moisesmansur.wordpress

Publicado en: Curiosidades de la Historia

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top