La civilización minoica y el Palacio de Cnossos

Cnossos

Apenas se puede comprender la civilización minoica, propia de la isla de Creta, sin hablar de la ciudad de Cnossos y de su palacio. Habiendo alcanzado su máximo apogeo durante el siglo II a.d.C., hoy en día está considerado como el conjunto palacial más antiguo de todo el Viejo Continente.

Surgida durante la Edad del Bronce, la minoica fue junto con la cicládica y la micénica, una de las grandes culturas que poblaron en aquella época el mar Egeo. En este sentido, los monarcas cretenses vivieron su máximo esplendor entorno al año 1600 a.d.C gracias al hecho de que eran ellos quienes controlaban las rutas del Egeo y comerciaban frecuentemente con Egipto.

Su caída, y la correspondiente destrucción y abandono de Cnossos coincide en el tiempo con el apogeo de la civilización micénica, lo que ha hecho que muchos investigadores hayan sugerido que fue esta última quien atacó a la primera para hacerse con el poder.

Por lo que respecta al palacio, sin duda la construcción más emblemática y cuya fascinación por su historia ha traspasado el tiempo, este poseía en torno a los 17.000 metros cuadrados de extensión, y albergaba más de 1.500 estancias. En él se suele situar asimismo la residencia del mítico rey Minos de Creta.

Construido alrededor de un patio central, en él se pueden distinguir dos grandes partes bien diferenciadas: la occidental y la oriental, divididas por dos accesos situados uno al norte y otro al sur. Siguiendo el modo de construir propio de los minoicos, la distribución no sigue un orden lineal sino que las estancias han ido siendo colocadas de forma progresiva, lo que hace que todas ellas estén dispuestas de un modo aleatorio.

El complejo, descubierto en el año 1900 por sir Arthur Evans, posee también diversos pórticos que fueron decorados con frescos de estuco en relieve, que muestran varias escenas de toros lo que sin duda ha alimentado su asociación con el mito del Minotauro.

Foto Vía: Greek Hotel

Publicado en: Edad Antigua

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top