La destrucción de la Biblioteca de Alejandría

Biblioteca-de-Alejandria

Uno de los grandes logros de la humanidad fue la Antigua Biblioteca de Alejandría. Considerada en su época como la más grande del mundo conocido, estaba situada como su propio nombre indica en la ciudad egipcia de Alejandría.

Se cree que su fundación se realizó en torno a los primeros años del siglo III a.d.C. y que corrió a cargo de Ptolomeo I Sóter, para ser más tarde ampliada por su hijo Ptolomeo II Filadelfo. En su interior, llegó a cobijar más de 900.000 volúmenes y su destrucción es, aún en nuestros días, motivo de agrias disputas.

En este sentido, tal acción es atribuida (y según a qué investigadores y corrientes hagamos caso) por igual a romanos, cristianos o musulmanes. La razón quizá estribe en que no se han encontrado pruebas fehacientes ni testimonios fiables acerca de qué ocurrió realmente; además de esto, las ruinas que han permanecido hasta nuestros días son, también, muy escasas habiendo tan sólo aparecido algunos vestigios pertenecientes al Serapeo, pero ninguna del Museo.

A este respecto, para algunas de nuestras fuentes latinas el edificio apenas fue afectado por el incendio que provocaron las tropas de Julio César en el siglo I a.d.C. No obstante, con bastante probabilidad ya no existía nada de él en el momento de la dominación árabe del país. De todos modos, todo parece indicar que la desaparición de la Biblioteca ocurrió en algún momento entre el siglo III y el IV.

Sin embargo, la fascinación por la Gran Biblioteca nunca ha dejado de existir y para muestra, el siguiente dato: desde, que tengamos constancia, el siglo XIX los historiadores y eruditos han intentado comprenderlo todo acerca de ella: cómo estaba organizada, cuántos volúmenes albergaba exactamente, cómo era el método de trabajo que utilizaban las personas que en ella trabajaban y un largo etcétera.

Además, recientemente (en el año 2002) una nueva sede de la Biblioteca fue abierta para rememorar y conmemorar la original. Promovida por la Unesco, es hoy en día también uno de los grandes centros del saber.

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Egipto

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top