Los limes: límites del Imperio Romano

Muro-de-Adriano

Los límites fronterizos que el Imperio Romano asentó a lo largo y ancho de su Imperio se conocen, en términos historiográficos, como “limes” (palabra latina que, en español, puede ser traducida bien como “límite” o bien como “frontera”, aunque en un principio servía para designar un camino que estuviese vigilado por patrullas desplegadas en la frontera).

Era habitual que se utilizaran recursos naturales a tales efectos, como pudiera ser el caso de los ríos Danubio y Rin, aunque también los romanos construyeron una buena batería de murallas, sobre todo a partir del último tercio del siglo I y, en especial, en aquellos determinados sitios donde la defensa del lugar no podría ser eficaz de otra manera frente a las cada vez más insistentes y enérgicas invasiones bárbaras. El siglo II sería ya testigo del levantamiento de murallas más estructuradas e importantes. En ellas, y cada cierta distancia, se colocaba una torre de vigilancia o cualquier otro tipo de construcción que se unía a la muralla.

Sin embargo, y además del obvio cambio arquitectónico, el levantamiento de este tipo de fortificaciones traía consigo cambios más profundos, como por ejemplo aquellos que afectaban al campo social: en este sentido, la muralla traía consigo también la afluencia de comerciantes ya que, previamente, las familias de los soldados se habían instalado en las tierras cercanas.

Todo ello repercutió en que, con el pasar de los años, estos pequeños focos acabaran siendo importantes núcleos de población y, por ende, en el corazón de los intercambios tanto culturales como comerciales en la zona, uniendo a la población latina con la considerada por estos como “bárbara”.

Estos “limes” fueron incluidos por la Unesco en la lista de los lugares Patrimonio de la Humanidad, haciendo especial hincapié en el Muro de Adriano (1987), en el Limes de la Alta Germania- Retia (2005) y en el Muro de Antonino (2008)

Foto Vía: Camping

Imprimir Imprimir


Tags: , , , ,


2 comentarios

Trackback  •  Comments RSS

  1. mari dice:

    me sirvió
    un poco gracias

  2. mariana dice:

    eso ni siquiera es

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Top