El Concilio de Nicea

Concilio-de-Nicea

El Concilio de Nicea está considerado como el primer concilio ecuménico de la Historia. Tuvo lugar en la ciudad de Nicea en Asia Menor (actual Iznik, en Turquía) en el año 325 y respondió a la convocatoria que lanzó el por aquel entonces emperador, Constantino I el Grande, guiado por los consejos del obispo San Osio de Córdoba.

En este sentido, la totalidad los obispos cristianos del Imperio fueron oficialmente invitados a participar en él, aunque a la hora de la verdad tan sólo acudieron en torno a unos 300, o quizá menos, y casi todos procedentes de las provincias orientales. Presidido por Osio y en él tuvieron lugar interesantes disputas teológicas, como la que enfrentó a Arrio contra Alejandro de Alejandría y su colaborador, Atanasio.

Sin embargo, ¿cuál fue el papel exacto que desempeñó el emperador Constantino en todo esto? ¿Qué importancia tuvo en el desarrollo de los acontecimientos y en sus consecuencias? Es sabido que, aunque se entendía con la comunidad cristiana y en teoría se había convertido al cristianismo tras su victoria sobre Majencio, no se bautizó hasta su lecho de muerte.

Algunos investigadores han señalado que “Constantino mismo presidió y dirigió activamente las discusiones y personalmente propuso […] la fórmula decisiva que expresaba la relación de Cristo con Dios en el credo que el concilio emitió, que es ‘consustancial con el Padre’ […] Impresionados por el emperador, los obispos —con solo dos excepciones— firmaron el credo”, aunque otros no parecen estar muy de acuerdo con tal afirmación y se inclinan por pensar que el emperador simplemente se limitó a ser respetuoso con los temas allí tratados, dejando el peso de las decisiones sobre los Padres.

Tras la clausura del Concilio, lo cierto es que no hubo una posición clara que se inclinase más a favor de los arrianistas o hacia los partidarios de las resoluciones que se habían tomado en Nicea. En él se convendría además que el Espíritu Santo estaba a la misma altura que Dios y Cristo y, de este modo, comenzó a dibujarse lo que posteriormente sería la doctrina trinitaria.

Foto Vía: Snippits and Slappits Blogspot

Publicado en: Edad Antigua

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top