La Insigne Orden del Toisón de Oro

Toisón de Oro

El Toisón de Oro es la máxima distinción que entrega la Corona española, solo comparable con la Orden de la Jarretera inglesa.

Fue creada en 1430 por Felipe II, apodado Felipe el Bueno, Duque de Borgoña y Conde de Flandes, con motivo de su matrimonio con Isabel de Portugal y Lancaster. La última Duquesa de Borgoña, María, se casó con Maximiliano I de Austria y la Orden del Toisón de Oro quedó vinculada a la Casa de Habsburgo, desde donde pasó a Felipe el Hermoso, casado con Juana la Loca y a su muerte fue para su hijo el que sería Carlos I.

Con el final de los Habsburgo en España a la muerte de Carlos II y la subida al trono del primer monarca Borbón en la persona de Felipe V, después de la Guerra de Sucesión, el Toisón de Oro pasa también a la casa reinante en España, con lo que no están de acuerdo los titulares Habsburgo que siguen considerándose Grandes Maestres hasta la desaparición del Imperio austro-húngaro.

La Orden en un principio la crea el Duque de Borgoña para unir a la aristocracia nacional, uno de los requisitos para ostentarla era el profesar la fe católica apostólica romana, posteriormente pasa a ser un premio a los servicios prestados a la Corona.

La palabra Toisón viene del francés y significa vellocino o piel del carnero en referencia a la mítica aventura de Jasón y los argonautas quienes se hicieron con el preciado vellocino de oro de un carnero con cualidades mágicas.

Los collares que se otorgan a los elegidos están formados por una serie de eslabones de oro donde se alterna la letra B de Borgoña con las llamas y las llamas y el pedernal, divisa del Duque de Borgoña, ya que su lema era “Ante ferit quam flamma micet”, golpea antes de que surja la llama. Del collar pende un carnero de oro.

Esta condecoración la otorga el Rey mediante un Real Decreto que el Consejo de Ministro se limita a ratificar, en su origen se limitó a 24 caballeros, después pasó en 1433 a 30 y en 1516 se amplió hasta 51.

Hasta 1985 el Toisón solo había sido concedido a hombres, ese año el Rey Juan Carlos I se le otorgó a la Reina Beatriz de Holanda, después también lo han obtenido la Reina Margarita de Dinamarca y la Reina de Inglaterra, Isabel II.

La condecoración está numerada y no es vitalicia, de tal modo que los herederos deben de devolvérsela a la Corona a la muerte del titular. La última persona que se ha hecho merecedor de él ha sido el filólogo español Víctor García de la Concha a quien el Rey se lo dio en el año 2010.

Imagen: Ireporter

Publicado en: Edad Media Baja, Historia de España

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top