El teatro en la época de Elizabeth I

The-Globe

El teatro y, en general, casi todas las artes escénicas han sido testigos y verdaderos narradores de su tiempo. A este respecto, una de las grandes épocas para el primero la constituye sin lugar a dudas el reinado de Elizabeth I de Inglaterra.

Bajo su mandato William Shakespeare desarrolló su trabajo e, incluso, históricamente se ha venido utilizando la denominación de “teatro isabelino” para distinguir las obras que se escribieron y se interpretaron durante este periodo que abarca desde la mitad del siglo XVI hasta el primer tercio del siglo XVII (normalmente se alarga hasta el reinado de Jacobo I, al que el propio Shakespeare le dedicó algunas de sus obras para celebrar su ascenso al trono, como “Otelo”, “El rey Lear” o “Macbeth”).

El reinado isabelino, que en la historiografía actual se conoce como la “época dorada de Inglaterra”, no coincide con el Renacimiento cultural europeo ni, por supuesto, con el italiano, lo que explica ciertas maneras barrocas que aún perviven en sus formas hasta épocas bastante tardías.

No obstante, representa la entrada del país anglosajón en la Edad Moderna lo que no sólo trae consigo innovaciones científico-tecnológicas o nuevos descubrimientos (que se plasmarán en las obras de teatro: “La tempestad” está ambientada, no por casualidad, en una isla del Caribe), sino también grandes cambios en el mapa político, que afianzaron la posición de la reina Elizabeth y que se traducirá en una época de bonanza económica, y un importante intercambio cultural que dirigió su mirada hacia lo que estaba pasando en Italia y su Humanismo.

En este sentido, en el teatro se renovó el metro con el denominado “verso blanco”, que carece de rima y renunció a una serie de férreas reglas que trajeron consigo formas nuevas en la que los autores (no sólo Shakespeare, sino también Marlow o Beaumont) encontraron su camino.

La conocida como “tragedia isabelina”, que nacerá a modo de respuesta a la literatura épica germánica la cual gozaba de un gran éxito, también encontrará su hueco en este momento.

Publicado en: Edad Moderna

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top