La cueva de Altamira

Altamira

Tal vez uno de los descubrimientos más grandiosos de la Historia o que, al menos, ocupa el puesto de ser uno de los que cambió la concepción que se tenía hasta entonces de lo que había ocurrido realmente durante el período denominado como Prehistoria, fue el hecho de conocer y aceptar que el arte (y todo lo que este concepto acarrea como tal) estaba presente en ella.

En este sentido, la Cueva de Altamira (Santillana del Mar, Cantabria) es uno de los mejores exponentes tanto nacionales como internacionales de ello: a este respecto, es el ejemplo más importante y más conocido del Paleolítico Superior a escala mundial.

Descubierta por Marcelino Sanz de Sautuola a finales del siglo XIX, concretamente en el año 1879, su entra había permanecido cerrada por un derrumbe natural durante trece mil años y la apertura trajo consigo una agria polémica entre los estudiosos ya que algunos negaban que pudiese ser auténtica debido a la perfección que demostraban sus pinturas.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1985 en su interior destaca, por encima de todas las cosas, la sala denominada de polícromos que es la principal y cuya riqueza y hermosura es tal que en no pocas ocasiones se la ha mencionado como la “capilla sixtina” del arte rupestre.

En ella se pueden encontrar pinturas polícromas hechas con ocre natural y carbón vegetal de animales, grabados y figuras antropomorfas junto con dibujos abstractos que alcanzan en total casi un centenar y donde destacan los 21 bisontes, pintados en diferentes posiciones y actitudes y que demuestran la grandiosidad y perfección del artista (o artistas). Están acompañados por jabalíes, caballos y toros efectuados con diferentes técnicas y que dan como resultado una escena llena de realismo (los relieves de la cueva utilizados por el pintor dan mayor veracidad y precisión a las imágenes) y movimiento, que es única en todo el arte de este período. Cabe destacar también la “Gran Cierva”, que es con sus 2,25 metros de longitud la mayor figura de la cueva.

Foto Vía: Laradiodeanabel

Publicado en: Historia de España, Prehistoria

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top