El tsakonio, lengua viva

Esparta

Siempre que pensamos en Historia nuestra mente evoca, por regla general, personajes y acontecimientos que han sido catalogados como relevantes para el devenir de la humanidad desde sus inicios hasta nuestros días.

Sin embargo, no es menos cierto que existe un tipo de historia que normalmente ha pasado desapercibida pero que, no obstante, está en los mismos cimientos de la primera; en este segundo caso se podría mencionar, por ejemplo, la historia de la vida privada.

A este respecto, si lo que ocupa nuestro interés es el devenir histórico de una determinada comunidad, uno de los factores que deberemos de tener en cuenta a la hora de estudiarla (a parte de sus fechas relevantes, sus personajes importantes o los movimientos de inmigración, emigración, conquista, etc…) será, cómo no, su lengua.

En este sentido, aquellas personas que se dediquen al estudio de Grecia y, más concretamente, de la antigua Esparta están de suerte ya que uno de sus dialectos, el tsakonio, aún sigue vigente y es un resto vivo del dorio, uno de los antiguos dialectos griegos, lo que hace de él un vestigio de valor incalculable.

Su nombre procede de una pronunciación popular de la palabra griega para denominar el “laconio” y que hace referencia a esta zona geográfica localizada en el Peloponeso (antigua Esparta). En la actualidad, se habla en regiones montañosas que se encuentran cerca del Golfo de la Argólide aunque cabe decir que se encuentra en grave peligro de extinción debido a que sus habitantes no llegan a la cifra de seguridad para que la lengua no desaparezca (medio millón de nativos) y, además, todos ellos superan la edad de 60 años.

Todo ello provoca que el tsakonio no tenga la categoría de “variedad lingüística oficial” y que se hallan levantado todas las alarmas para poder evitar la que, con toda probabilidad, sea su pronta desaparición (la Unesco, en su informe acerca de las lenguas en peligro de extinción, pronosticó que el tsakonio no seguiría “vivo” durante más de una década).

Foto Vía: atenas.org

Publicado en: Historia de Grecia

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top