Las trece rosas, relato conmovedor

Las trece rosas

Considerado como uno de los episodios más crueles de la represión franquista y que ha llegado a inspirar posteriormente tanto películas, como libros, homenajes y documentales, la historia de las que se conocen como “las trece rosas” es uno de los relatos más conmovedores de la historia reciente de nuestro país.

Las trece mujeres, siete de ellas menores de edad (establecida por aquel entonces en los 21 años) y muchas de ellas miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas, fueron fusiladas (junto a otros 43 hombres) por el ejército franquista frente a una de las tapias del madrileño cementerio del Este el 5 de agosto de 1939.

Hacía apenas cuatro meses que se había dado por finalizada la Guerra Civil y, el bando vencedor seguía intentando eliminar cualquier obstáculo a su ideología. Encarceladas en la también tristemente famosa cárcel de Ventas (Madrid) el día anterior habían sido juzgadas por el Tribunal de las Salesas:

“Reunido el Consejo de Guerra Permanente número 9 para ver y fallar la causa número 30.426 que por el procedimiento sumarísimo de urgencia se ha seguido contra los procesados (…) responsables de un delito de adhesión a la rebelión (…) Fallamos que debemos condenar y condenamos a cada uno de los acusados (…) a la pena de muerte”, declara la sentencia.

Los nombres de estas trece mujeres que han pasado irremediablemente a la historia española son los siguientes:

Carmen Barrero Aguado (20 años).
Martina Barroso García (24 años).
Blanca Brisac Vázquez (29 años).
Pilar Bueno Ibáñez (27 años).
Julia Conesa Conesa (19 años,).
Avelina García Casillas (19 años,).
Elena Gil Olaya (20 años).
Virtudes González García (18 años).
Ana López Gallego (21 años).
Joaquina López Laffite (23 años).
Dionisia Manzanero Salas (20 años).
Victoria Muñoz García (18 años).
Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años).

Foto Vía: josemarco,blogia.com

Publicado en: Edad Contemporanea, Historia de España

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




1 comentario

Comments RSS

  1. ¿ Y habrà todavìa algunos descerebrados que defiendan al fanàtico religioso y crudelìsimo Francisco Franco?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top