El golpe de Estado de Primo de Rivera

primo-de-rivera

El 13 de setiembre de 1923 , Primo de Rivera, que en aquel momento era Capitán General de Cataluña, toma el poder en Barcelona mediante un golpe de Estado con el apoyo del ejército.

Inmediatamente es declarado el Estado de Sitio en todo el país, los grupos de poder local – comerciantes, industriales, propietarios…- forman milicias ciudadanas armadas compuestas por “gente de orden” con las cuales dan respaldo al golpe.

La creciente tensión social que se venía produciendo desde 1917 preocupaba a la burguesía catalana. Cada vez eran más frecuentes las huelgas laborales, los enfrentamientos callejeros con la policía y los tiroteos entre miembros de la CNT y los pistoleros de los Sindicatos Libres. La Revolución Rusa, que en 1923 aún continuaba en curso, estaba muy presente en el pensamiento de toda la burguesía.

A la vez se vivía una fuerte crisis parlamentaria a raíz de la guerra de Marruecos. Una comisión de investigación dirigida por Juan González Picasso estaba poniendo de manifiesto las grandes temeridades que el ejército había cometido en vísperas del desastre de Annual. Las responsabilidades salpicaban al mismo rey Alfonso XIII y ésto ponía contra las cuerdas a la Corona.

Algunos políticos liberales como Maura o Silvela habían intentado impulsar una remodelación del sistema político del país desde las instituciones pero sus proyectos para alcanzar la paz social habían fracasado. Ninguno de los poderes fácticos estaban dispuestos a renunciar a nada. Especialmente contraproducente era el papel que jugaba el ejército que con sus continuas declaraciones de Estado de emergencia imposibilitaban al poder civil el gobierno.

Primo de Rivera tendrá el apoyo explícito de los diversos poderes del país, es decir, de la burguesia catalana, de los terratenientes andaluces, del ejército y de parte de la clase política conservadora. Su discurso, como poco más tarde el de los fascistas italianos, era agresivo contra el parlamentarismo liberal al que acusaba de ser el causante de todos los males del país.

El día 15 de Setiembre, el General golpista será nombrado Presidente del Gobierno por el rey Alfonso XIII.

Una de las primeras cosas que los militares harán al llegar al poder será incrementar la presión sobre los sindicatos obreros, especialmente los anarquistas. Este trabajo represivo culminará en 1924 con la ilegalización a CNT y el encarcelamiento de centenares de sus miembros.

El 18 de Setiembre se prohibe el uso institucional y público de las lenguas catalana y vasca. La agresividad contra todas las manifestaciones culturales no castellanas serán muy marcadas con Primo de Rivera.

Deberán pasar siete años, hasta 1930, para que a Primo de Rivera le sea imposible gobernar debido a la falta de apoyos y decida marchar al exilio a Francia.

Foto Vía: Historical memory

Publicado en: Edad Contemporanea, Historia de España

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




1 comentario

Comments RSS

  1. juan Ramón dice:

    hola gorka

    me parece interesante la exposición del tema en cuestión, pero con algunas faltas de ortografía. Tan importante es el contenido como el continente.

    un saludo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top