La Gran Berta, armas de la Primera Guerra Mundial

La Gran Berta

La Gran Berta no fue una cantante de ópera entradita en carnes, sino un cañón que se utilizó durante la Primera Guerra Mundial y cuya actuación fue definitiva en la victoria de las batallas de Lieja y Namur.

Su construcción a cargo de la fábrica de armamentos Krupp, se realizó por encargo del Estado Mayor alemán que solicitó una pieza capaz de destruir las fortificaciones francesas. Krupp lo produjo y entró en funcionamiento en 1914.

Este arma tenía un calibre de 420 mm y disparaba munición de hasta 830 kg de peso a una distancia de 12 kilómetros, su peso total era de 70 toneladas. Sus amplias medidas obligaban a transportarlo desmontado y en cuatro remolques arrastrados por dos tractores Daimler Benz y montarlo de nuevo una vez alcanzado el punto exacto desde el que atacar.

Aunque su nombre técnico era M-42 y se le denominó cañón naval corto para disimular el propósito para el que había sido fabricado, Alfred Krupp, propietario de la fábrica de armamento, lo bautizó con el nombre de su hija, Bertha y los soldados en el frente al ver su tamaño le dieron el apodo de Grosse Bertha o Berta la gorda, aunque ha pasado a la historia como La Gran Berta.

Al principio de la Primera Guerra Mundial los alemanes contaban con dos Gran Berta, y a lo largo de la contienda se llegaron a construir 16 más. Su uso fue muy efectivo en el asalto a los fuertes de Lieja, Namur y Amberes aunque no tanto en Verdún por ser su construcción más reciente y estar reforzado su hormigón con acero.

Características del Gran Berta

• Denominación: M-42
• Calibre: 420 mm
• Peso de la munición: 380 kg/ 830 kg
• Alcance efectivo: 9,5 km con munición de 380 kg. y 12, 5 km con munición de 830 kg.
• Peso total: 70 toneladas
• Velocidad del disparo: 400m/s

Imagen: C.W

Publicado en: Conflictos belicos, Edad Contemporanea

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top