El mitraismo

mitraismo

A finales del Imperio Romano las religiones denominadas “mistéricas” tuvieron un verdadero auge a lo largo y ancho del Mediterráneo. En concreto, la que se conoce como Mitraísmo jugó un papel verdaderamente importante durante los siglos I IV d. C, especialmente entre el ejército romano.

Se cree (aunque estudios actuales lo están poniendo en duda) que esta religión, que rendía culto al dios Mitra, tiene sus orígenes en Oriente, concretamente en el antiguo Irán y pudo haber llegado hasta Roma gracias a la difusión del Zoroastrismo, que consideraría a esta como una herejía.

De carácter eminentemente iniciático, estaba basada en la tradición oral existiendo la obligación de mantener en secreto las prácticas rituales que tenían lugar en el seno de la congregación, por lo que la información que tenemos de ella a través de fuentes escritas directas es casi inexistente.

Sin embargo, sí que han llegado hasta nuestros días numerosos vestigios materiales como restos de templos, inscripciones, iconografía, etc, y que pueden rastrearse en lugares tan dispares como Roma, Britania o Mauretania. Esto es debido a que no podemos olvidar que, al ser una religión practicada por soldados, su movilidad por el territorio imperial era enorme.

No obstante, nunca fue una religión de masas: se piensa que el mayor número de fieles que tuvo en la capital del Imperio no superaría los diez mil. Pero, sin duda, su importancia radica en que comparte varios puntos clave con la religión cristiana, como por ejemplo:

– Tras su nacimiento, Mitra fue adorado por pastores.
– El “tránsitus” (viaje de Mitra con un toro sobre los hombros) recuerda al relato evangélico que narra el camino a la cruz.
– El mitraísmo se definía por ser una religión de salvación: el sacrificio del toro a manos de Mitra (una clara analogía con la pasión de Jesús) tiene como último objetivo la redención e inmortalidad de los adeptos.
– El banquete ritual de los fieles de Mitra posee ciertas similitudes con la eucaristía cristiana.
– Su día sagrado era el domingo.
– El nacimiento de Mitra se celebraba el 25 de diciembre.
– Los atributos del pater —que ocupaba el máximo nivel de iniciación en el mitraísmo— eran el gorro frigio, la vara y el anillo, muy similares a la mitra, el báculo y el anillo de los obispos cristianos.

Foto Vía: taringa.net

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Roma

Tags:

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top