La independencia de Texas

Independencia texana

El 2 de octubre de 1835 los colonos de origen norteamericano instalados en el Estado mexicano de Texas se declararon independientes. Era algo anunciado, desde hacia mucho tiempo en este territorio del norte se estaba extendiendo el desapego hacia el gobierno central. Las razones eran varias, a destacar la corrupción reinante entre las instituciones del gobierno central y también la forma autocrática de conducir el país.

Comienzo de la independencia de Texas

Los colonos, que eran mayoritariamente de origen norteamericano, se habían ido estableciendo en la zona desde que México había declarado su independencia de España en 1821.

Stephen Austin fue su líder más destacado. A principios de la década de 1820 consiguió la aprobación del emperador mexicano para repoblar la región con 300 familias traídas del norte. Paulatinamente conseguirá nuevos permisos que le permiten establecer en la zona a miles de personas.

Los pobladores recibieron grandes lotes de tierra que comenzaron a ser explotados con mano de obra esclava. Ahora bien, la constitución mexicana de 1836 abolió tajantemente la esclavitud y puso en peligro la forma de vida de estos recién llegados.

Un incidente en el que un colono resultó muerto a manos de un soldado será aprovechado para lanzar una consulta por la independencia en la que ganará el sí. A raíz de estos hechos se crea un gobierno provisional que deja de dar reconocimiento a Ciudad de México.

Guerra en Texas

Austin será nombrado General al mando de los ejércitos texanos. Unos pocos centenares de rebeldes se atrincherarán en el fuerte de la localidad de El Alamo con la intención de resistir a las tropas mexicanas que venían a someterlos. El 23 de febrero de 1836 el General Santa Anna llega a la localidad e inicia el asedio del fuerte. Tras quince días de combates consigue tomarlo por asalto pero a pesar de todo Austin consiguió retirarse hacia el interior del territorio y se prepara para atacar de nuevo.

Más información: la batalla del Álamo

En la batalla de San Jacinto los dos ejércitos se volverán a encontrar pero esta vez los independentistas tejanos consiguen derrotar a los mejicanos. El General Santa Anna será hecho prisionero y se le forzará a reconocer la independencia.

El 14 de marzo mediante el Tratado de Velasco el General Santa Anna reconoce la independencia de Texas y vuelve a ser puesto en libertad.

Publicado en: Edad Contemporanea, Historia de América

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




11 comentarios

Comments RSS

  1. yomero dice:

    México es con X, que tan dificil puede ser el saber escribir bien.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top