El bombardeo de Dresden

bombardeo de Dresden

Dresden es la capital del estado de Sajonia y antigua residencia de los reyes sajones. El 13 de febrero de 1945, en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, recibió uno de los golpes más duros de su historia al ser bombardeada por el ejército aliado durante tres días consecutivos, dejando reducido a escombros su centro histórico y pereciendo en la acción más de 20.000 personas.

A principios de 1945, los aliados habían asestado su golpe definitivo a la Alemania Nazi y se encontraban ya a orillas del río Rhin. Desde el Este, los soviéticos, atacaban logrando grandes avances, habiendo penetrado ya en la región del Gran Berlín.

Entre el 4 y el 11 de febrero de 1945 tuvo lugar la Conferencia de Yalta y en ella los Aliados acordaron reanudar los bombardeos aéreos sobre objetivos en el Frente Oriental.

El punto elegido para el ataque fue Dresden, por ser un importante nudo ferroviario, donde se cruzaban las líneas Berlín-Praga-Viena y Munich-Breslau-Varsovia. Los fines que se perseguían con esta destrucción, eran impedir el reagrupamiento de tropas, la llegada de refuerzos y evitar un contraataque contra el Ejército Rojo que impidiera su avance sobre Berlín.

El primer ataque tuvo lugar la madrugada del 13 al 14 de febrero, a cargo de la RAF. Los primeros aviones arrojaron paracaídas con luces de magnesio para iluminar la ciudad, los siguientes bombardearon de nuevo la ciudad, pero esta vez con bombas incendiarias y tres horas más tarde llegó una tercera fuerza, que bombardearon a los equipos de rescate que habían salido a socorrer a las víctimas del anterior ataque.

El 14 de febrero la ciudad va a sufrir otra ofensiva diurna, esta vez a cargo de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos que dejaron caer 1.800 bombas explosivas y 136.800 bombas incendiarias, la mala visibilidad y el imperfecto radar, hicieron que algunas de las bombas cayeran en otras zonas circundantes, llegando incluso a Praga.

Un día más tarde el 15 de febrero, de nuevo la población de Dresden fue atacada desde el aire por la Fuerza americana arrojando 460 toneladas más de explosivos.

Las pérdidas en vidas humanas y bienes materiales fueron terribles, la que hasta aquel momento era llamada la Florencia del Elba quedó arrasada, sus edificios más emblemáticos reducidos a escombros y gran parte de la población sin hogar.

En los días siguientes la acción fue duramente criticada, sobre todo en el Reino Unido, el mismísimo Winston Churchill envió un telegrama a los jefes del Estado Mayor Británico, mostrando su oposición en destruir zonas residenciales y similares.

Tan solo doce semanas después Alemania firmó la capitulación.

Todos los 13 de febrero tienen lugar en Dresden diversos actos conmemorativos y se hacen sonar las campanas de las Iglesias, recordando las alarmas antiaéreas de aquel 13 de febrero de 1945.

Imagen: CW

Publicado en: Catástrofes, Conflictos belicos, Edad Contemporanea

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top