El robo de las manos de Juan Domingo Perón

Juan Domingo Perón

La mutilación y robo de las manos de Juan Domingo Perón, antiguo Presidente de Argentina, tuvo lugar en 1987, cuando la bóveda que contenía los restos del mandatario fue forzada por personas desconocidas.

Tras su muerte en julio de 1974, el cuerpo de Juan Domingo Perón fue embalsamado y colocado en un cofre en la bóveda de la familia Perón, en el Cementerio de la Chacarita, en la ciudad de Buenos Aires.

En julio de 1987, trece años después de su muerte, el Partido Justicialista Peronista recibió una carta anónima afirmando que las manos y genitales de Perón habían sido sustraídos de su tumba, junto a la gorra y sable del uniforme de gala del ejército. La carta exigía el pago de una suma de 6.5 millones de euros para el regreso de los objetos.

Cuando las autoridades revisaron la tumba de Perón, descubrieron que efectivamente había sido violada, y las manos y restantes objetos habían sido sustraídos. Expertos forenses que examinaron el cuerpo declararon que la mutilación había tenido lugar poco tiempo antes del descubrimiento. Una fuente afirmó que la bóveda había sido violentada el 23 de junio de 1987, y que un poema escrito por la mujer de Perón, Isabel, también había sido robado. A la par, algunos medios informaron que las manos fueron removidas con un instrumento quirúrgico, pero informes posteriores señalaron que el desmembramiento se había realizado con una sierra eléctrica.

El líder del Partido Justicialista, Vicente Saadi, rechazó abonar el rescate. Se inició una investigación criminal bajo las órdenes del Juez Jaime Far Suau. Si bien seis hombres fueron detenidos, y cinco procesados, nadie fue condenado por el incidente. No se presentaron acusaciones, y las manos jamás fueron recuperadas.

Muchas de las personas que tomaron parte en la investigación por la desaparición de las manos de Perón (incluyendo el Juez Far Suau) han muerto, algunas bajos circunstancias cuestionables. Existe evidencia de que los criminales tuvieron algo de apoyo oficial, dado que utilizaron una llave para ingresar a la bóveda.

Las manos de Perón eran vistas por los argentinos como un  símbolo de su poder, y su robo no se trató únicamente de una cuestión criminal, sino de una acción de trasfondo cultural, destinada a destruir su simbolismo, extendiendo la naciente democracia.

Publicado en: Curiosidades de la Historia, Edad Contemporanea, Personajes históricos

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




2 comentarios

Comments RSS

  1. carolina style dice:

    o.o yo sabia algo, y había escuchado que perón tenia una bóveda en suiza y que necesitaban las huellas para abrirla, pero eso no se sabe si es el %100 seguro

  2. charly dice:

    peron fue un nacionalista, cosa peligrosa en este mundo que avanza a pasos agigantados hacia un gobierno mundial.
    pero que tiene que ver esto con “historia general”, se estan yendo para otro lado.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top