Abraham Lincoln, Presidente de Estados Unidos

Abraham Lincoln

Viendo hoy lo que dura el mandato de un Presidente de Estados Unidos, en algunos casos tardan demasiado estos americanos en poner de patitas en la calle a sus presidentes, resulta increíble que una figura tan mediática, nombrada y reconocida como Abraham Lincoln sólo estuviera cuatro años al frente de la primera potencia mundial.

Pero claro, hay que decir que llegó a la Casa Blanca en uno de los momentos más críticos de la nación, la Guerra Civil. Gracias a ello sus apenas cuatro años le han valido para ser reconocido como uno de los mejores presidentes que ha tenido el país. Su mandato y las trágicas circunstancias de su muerte han hecho de él una figura legendaria.

Ya su infancia no fue un camino de rosas, al morir su madre cuando Abraham apenas tenía nueve años, en 1818. Su padre pronto rehizo su vida con Sarah Bush Johnston, quien no trató muy bien al joven Lincoln que digamos. Lo hizo trabajar demasiado para sustentar a la familia, hasta que todos se mudaron a Illinois cuando Abraham tenía 21 años.

Allí Abraham construyó una pequeña barcaza y trabajaba como barquero, hasta que poco después se trasladó a New Salem para independizarse. Poco después estalló la Guerra del Halcón Negro, y tuvo que alistarse en el ejército, ocasión que vio propicia para presentarse a las elecciones de New Salem, en la que ya era bastante conocido.

No fue sino hasta 1834 cuando ganó las elecciones en New Salem, repitiendo en 1836, 1838 y 1840. Su actitud cariñosa y cercana con la gente le hacían un gobernador muy humano y sencillo. De ahí se fue preparando para alcanzar el Senado de Estados Unidos en 1854 con el Partido Republicano, siendo elegido por este partido como candidado a la vicepresidencia en 1856.

Sin embargo, en aquella ocasión fue derrotado, aún no era lo suficientemente conocido. Ya en 1860 fue elegido de entre varios candidatos como candidato por el Partido Republicano a la presidencia del país, poder que obtuvo en las elecciones del 6 de noviembre de 1860.

El primer periodo de su presidencia estuvo marcado por la disolución de la Unión y el estallido de la Guerra Civil. Los primeros años no fueron muy buenos para el norte, quien parecía tener las mejores fábricas, pero la cosa no cambió hasta la Batalla de Gettysburg. Fue precisamente tras aquella batalla cuando Lincoln lanzó en pocas palabras uno de los discursos políticos más grandes de la historia (ver discurso de Lincoln tras Gettysburg).

Sin embargo, el 15 de abril de 1865, mientras asistía a una representación en el Teatro Ford de Washington fue disparado por la espalda por John Wilkes Booth cuando el presidente se sentaba en su palco. Lincoln fallecería unas diez horas después. Sus restos fueron llevados en tren en una procesión fúnebre por diferentes estados.

Publicado en: Edad Contemporanea, Personajes históricos

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top