Mitrídates VI el Grande, rey del Ponto

 Mitridates

Cuando hace ya unos años el gran conglomerado económico-militar de los USA decidió valerse del vaquero texano que dormía en la Casa Blanca como exutorio político para conquistar Irak, los más listos de la clase  creyeron que estaban viviendo un déjà vu.

¿Por qué? Pues porque el Imperio del Norte iba a desplegar una gran estrategia propagandística para legitimar con argumentos basados en medias verdades (es decir, en mentiras totales) lo que no era sino un acto de fuerza que no buscaba más que riqueza y poder, precisamente aquello que según el protagonista hoy de nuestra página de historia deseaba aquel otro Imperio del Mediterráneo (pese a declararse todavía como República) que ya conocía la importancia de la retórica milenios antes de que alguien soñase siquiera la existencia de Norteaméricana.

A ver, el nombre de nuestro personaje es Mitrídates, o si queréis Mitrídates VI del Ponto, llamado el Grande (lo cual, como veremos, no es de extrañar). Este Mitridates fue un rey de esos que alegran las páginas de historia, y aquí no veais ironía ninguna porque no es el caso. Al contrario, en la confrontación que tendrá con Roma, nosotros no podemos sino ponernos de su parte. Os lo explicaremos.

Aunque antes habría que cuidarse un poco de nuestras propias palabras. Sobre todo teniendo en cuenta que la comparación Imperio Romano- EEUU (lo que acabamos de llamar Imperio del Norte) se completa del otro lado con la de Mitrídates- Sadam Hussein.

Por supuesto Mitrídates es un personaje mucho más benévolo que Sadam Hussein, pero en todo caso las relaciones que tanto Roma como USA van a mantener con ambos caudillos es tan similar que no pocos estudiosos han visto paralelismos difíciles de silenciar. Pero, en fin, expliquemos ya de una vez y más al por menor nuestro actual episodio de historia.

Mitrídates VI, rey del Ponto (territorio situada en las riberas del Mar Negro) fue un personaje excesivo que hasta podríamos llamar romántico, salvando el anacronismo. Quienes se acercan a su figura acaban claudicando ante sus golpes de efecto y su osadía para con rivales y enemigos.

Nacido en el 132 a.C. (más o menos), su novelesca vida empieza como quien dice apenas salido de la cuna, cuando debido a una usurpación se ve obligado a criarse en las ásperas montañas de la zona, él, que era el legítimo heredero del trono.

En salvaje compañía pasaría Mitrídates sus buenos años, hasta que muchacho todavía habrá de recuperar sus derechos derrotando al usurpador (su hermano) y encarcelando a su madre, que lo había traicionado. Pero esta anécdota, un poco brutal, muestra a las claras la capacidad de supervivencia de nuestro protagonista.

Ya entronado y reinante, Mitrídates demostró una gran ambición, sin dejar de ser, por cierto, un rey culto y helenizado, amante de las artes y las letras, según narran los escritores que se reunirían al amparo de su corte (que, por otra parte, podían no ser del todo objetivos…¿pero es que acaso los elogios que la historia nos ha legado de reyes o mecenas de cualquier geografía no dependen en última instancia de cierto interés propagandístico de sus propios “becados”?).

En todo caso, sus ganas de ampliar dominios y su manifiesta independencia lo convertían en un potencial rival de Roma, que en esos márgenes orientales del Imperio (aunque todavía formalmente una República) y a esas alturas (un siglo antes del año 0) dominaba la región mediante reyezuelos vasallos y gobiernos títeres.

Los actos de Mitrídates estaban a punto de desencadenar una serie de acontecimientos que recibirían el nombre de Guerras Mitridáticas (hasta tres hubo), que no fueron óbice para que entremedias Roma se viera obligada a negociar con el rey del Ponto e incluso a tratarlo como un aliado.

Pero es tanta la gracia del personaje y tan jugosa la historia, por no hablar del paralelismo que decíamos con el caso Irak-USA, que nos vemos obligados a hacer un a pequeña pausa para tomar aire. No os perdáis la próxima entrega.

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Roma, Personajes históricos

Tags: , , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top