Carlomagno y la Europa moderna

Carlomagno

Carlomagno fue el primer emperador de una Europa totalmente unida tras la caída de los romanos. Su nombre y su legado fue inmenso, abarcando lo que hoy se conoce como Unión Europea y supuso la creación de la moderna Europa.

Carlomagno había nacido en el año 742, poco después de la caída de Roma. Europa se encontraba bajo el poder de la religión cristiana de influencia romana, a excepción de España y Portugal que habían caído en manos musulmanas. El padre de Carlomagno, Pipino, era el Mayordomo de Palacio y Primer Ministro del Ejército. No fue hasta el año 751 cuando fue coronado como rey de los francos por el propio Papa.

A la muerte de su padre en el 768, Carlomagnó heredó las posesiones de su padre y se repartió la corona con sus hermanos varones. Sin embargo, en el año 771, y a la muerte de su hermano, Carlomagno se convirtió en el único rey de los francos.

En los años siguientes Carlomagno no paró de estar en guerra, conquistando la mayor parte de la actual Alemania, el norte de Italia e incorporando a Francia los territorios de la Aquitania. Como resultado de sus victorias los territorios conquistados debían convertirse al cristianismo, por lo que el Papa siempre estuvo de acuerdo con las acciones de Carlomagno.

Muchos reyes y emperadores usaban la religión para dar legitimidad a sus conquistas. El momento más importante de la vida de Carlomagno, sin embargo, fue el Día de Navidad del año 800, cuando el Papa lo coronó emperador en Roma. El Papa adujo que Carlomagno había logrado unificar bajo una misma religión a la Europa Occidental, por lo que había poco que temer con lo que llegara de Bizancio, al Oriente.

Pero lo que muchas veces olvida la historia, que se centra en exclusiva en las conquistas de Carlomagno, es que fue un hombre que logró la reforma de la Iglesia, desarrolló un sistema de escritura e introdujo reformas financieras, educativas y legales en los gobiernos europeos.

Carlomagno moría el 28 de enero del año 814 d.C. a la edad de 71 años. Según la época que le tocó vivir morir a esa edad era haber vivido una vida larguísima, por lo que tuvo tiempo suficiente para unificar a la Europa Occidental bajo un mismo legado cultural.

Los restos del imperio de Carlomagno poco a poco se convirtieron en lo que vino a llamarse el Sacro Imperio Romano, con sede en Viena, y en última instancia el Imperio Austro-Húngaro.

Para ampliar información: Historia del imperio carolingio

Foto Vía Vidas Famosas

Publicado en: Edad Media Alta

Tags: ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top