Las construcciones civiles de Trajano

Trajano

Marco Ulpio Trajano, mas conocido como Trajano, fue el primer emperador romano nacido fuera de Italia y recordado por sus reformas civiles que transformaron la ciudad de Roma durante su reinado desde el año 98 hasta su muerte en 117 d.C.

Muchos de sus edificios fueron obra del arquitecto Apolodoro de Damasco y entre ellos encontramos el puerto de Trajano hexagonal en la zona de Fiumicino, un puerto que unía Roma con las regiones occidentales del Imperio. También cabe destacar el nuevo trayecto de la vía Apia, que optimizaba el traslado hacia el puerto de Brindisi.

En la ciudad de Roma renovó el centro de la ciudad con la construcción de un inmenso foro al que rodeó de otros relevantes edificios. La puesta en marcha de esta idea tenia como objetivo resolver los problemas de congestión en torno a la vía Sacra. Las dimensiones extraordinarias de la obra, sobrepasaban en grandeza la de todos los otros foros juntos. Además aquí, se erigió la Columna de Trajano como celebración de sus conquistas militares en la campaña de Dacia. En el punto mas alto de este monumento se encontraba una estatua del mismísimo Trajano, sustituida en el año 1588 por una de San Pedro, y en su base, una urna funeraria de oro conteniendo las cenizas del difunto emperador, posteriormente robada.

Por otro lado, consciente de que un ejercito debe encontrarse bien adiestrado y abastecido, a fin de responder rápidamente a las necesidades del Imperio, Trajano ordenó la construcción de una serie de puentes, entre los cuales se distinguen el que se encuentra sobre el Danubio, con una extensión de más de un kilómetro. Una obra sin precedentes que dejaba relucir al enemigo, la evolución de Roma en términos arquitectónicos y militares.

Por si fuera poco, Trajano también llevó a cabo otro acueducto que aumentaba aún más los recursos hídricos de Roma; además hizo ampliar los canales subterráneos y los desagües de la Cloaca Máxima para que el agua fluyera adecuadamente.

el mercado de Trajano

El destacado emperador no dejó nada al azar. Sin dudas, sus proyectos buscaron satisfacer en su totalidad las necesidades de cada ciudadano. Para ello también hizo reconstruir y ampliar definitivamente el Circo Máximo, una segura estructura revestida de los mejores materiales y donde era posible la construcción de talleres y negocios a sus lados. Y no solo ésto, pues sobre la colina Oppio hizo erigir grandiosas termas sobre los restos de la Domus Aurea de Nerón y además hizo construir un área para las naumaquias, en otras palabras, batallas navales.

La mayoría de sus obras civiles no se limitaron a ciertas ciudades sino que se extendieron a los largo del imperio, como por ejemplo en Egipto, donde unió el Nilo con el mar Rojo a través de un gran canal conocido como el río Trajano.

Publicado en: Edad Antigua, Historia de Roma

Tags: , ,

Imprimir Imprimir




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top